La oposición y 35.000 firmas piden la dimisión de Celia Mayer

El PSOE admite que su rechazo a la edil de Cultura crea «tensión» con Ahora Madrid

MadridActualizado:

La cuestionada y controvertida gestión de Celia Mayer al frente de Cultura se ha convertido en la horma de Ahora Madrid; un seísmo que cuestiona su estabilidad interna y su honestidad ante los madrileños y el resto de grupos de la corporación. Mayer, enrocada en no dimitir, ignora las exigencias de la oposición y las 35.000 firmas que, presentadas ayer en el Ayuntamiento, piden su cese.

La fricción con el PSOE, que aupó a Manuela Carmena como alcaldesa, fue reconocida por la propia portavoz socialista, Purificación Causapié. «¿Tensiones? Sin duda; pedir el cese de un concejal siempre genera tensión», declaró Causapié. Aunque dijo que darán «tiempo» al Gobierno municipal para que tome «las decisiones adecuadas», reiteró su deseo de que Mayer abandone su cargo como eje de la «organización completa» que demanda el área que dirige. Su posición no solo se apoya en los carnavales y la macabra función de títeres, sino también en su aplicación de la Ley de Memoria Histórica y la ausencia del Consistorio en el cuatricentenario de la muerte de Cervantes.

«Para nada en pensado en dimitir; absolutamente no. Ya hemos asumido la responsabilidad política»
Celia Mayer , edil de Cultura

La edil, sin embargo, aseguró en una entrevista reciente (eldiario.es) que «para nada» ha pensado en seguir los pasos de Guillermo Zapata, a quien sustituyó al frente de la concejalía tras ser cesado por sus tuits antisemitas y de burla sobre Irene Villa, Marta del Castillo o las niñas de Alcáser. «Absolutamente no», indicó Mayer, que opinó en la misma conversación que la responsabilidad política «ya está asumida». Aunque no lo especifíca, por el procedimiento del Ayuntamiento se entiende que se refiere a la rescisión de los dos trabajadores externos del Carnaval.

La portavoz del grupo municipal popular, Esperanza Aguirre, pidió hace días su dimisión, pero ayer, irónica, mantuvo su apuesta de que Mayer no llegará a la comisión del ramo, programada para mañana, porque en ese caso deberá enfrentarse «a todos los disparates» que ha cometido. Como su homóloga en el PSOE, Aguirre se refería a los errores de la Cátedra sobre la Memoria Histórica, cuyo contrato fue asignado a dedo y cometió varios errores, como la retirada de una placa a ocho frailes carmelitas asesinados en el cementerio parroquial de Carabanchel Bajo; sin aviso, autorización ni que existiera vinvulación legal con la Ley de Memoria Histórica.

La reclamación es el denominador común entre los diferentes grupos del Ayuntamiento. Aunque no estuvo en la Plaza Mayor durante el acto junto a la Alegre Cofradía del Entierro de la Sardina, Ciudadanos también reclamó insistente el cese de la concejal de Cultura. La portavoz Begoña Villacís parafraseó a Juan Carlos Monedero y atacó a Mayer con la frase «el perdón en política se conjuga dimitiendo». En ese sentido, Villacís dijo en una entrevista (esradio) que «es probable» la destitución y que «ya se están barajando otros nombres».

Pero las exigencias para que la edil abandone su asiento no son una exclusividad del Ayuntamiento. La plataforma HazeOír.org ha recogido 35.000 firmas para que Carmena cese a su concejal. Bajo el título de «Gora ETA en el Ayuntamiento de Madrid», piden su marcha por «el contenido y los mensajes enaltecedores, inadmisibles para cualquier público». La alcaldesa, mientras tanto, dijo que «no es oportuno ni razonable» hablar de dimisiones.