Protesta vecinal en el barrio del Pilar, en 2006, contra la instalación de parquímetros
Protesta vecinal en el barrio del Pilar, en 2006, contra la instalación de parquímetros - Julián de Domingo

Carmena llevará los parquímetros fuera de la M-30 bajo demanda vecinal

PP y Cs tratarán de poner límites en el Pleno a este capítulo que recoge la nueva ordenanza de Movilidad

MadridActualizado:

La nueva ordenanza de Movilidad Sostenible llegará este mes al Pleno del Ayuntamiento para su aprobación. El nuevo texto, refrendado por la delegada Inés Sabanés, sienta las bases para llevar los parquímetros fuera de la M-30. En vez de recibir el nombre de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) adoptará la denominación de Zona de Aparcamiento Vecinal (ZAV). Su implantación se llevará a cabo siempre bajo demanda vecinal. ¿Cómo? No queda claro.

La norma no establece el número de personas necesarias para delimitar los nuevos espacios restringidos. Lo que queda bien explicado es que funcionará de forma similar al SER para residentes, el acotado con marcas verdes. Tal y como se especifica en el texto:aquel conductor que no resida en la ZAV «sólo podrá estacionar por un tiempo máximo de dos horas diarias, previo pago en su caso de la tasa consignada en la Ordenanza Fiscal correspondiente con la limitación diaria y horaria» que estipule el Ayuntamiento.

Votación inespecífica

Sabanés, que fue una de las concejales de Izquierda Unida más combativas contra la política de Alberto Ruiz-Gallardón de extender los parquímetros a los cascos viejos de Carabanchel, Fuencarral y Hortaleza en 2006 –que finalmente se eliminó–, va a ser la delegada de Medio Ambiente que los permita por normativa municipal.

Aunque esta ordenanza no incluye la palabra parquímetro por ningún sitio, el significado está claro: las ZAV serán «un conjunto de vías públicas debidamente delimitadas» donde se implante «un sistema de control del estacionamiento con el objetivo de regular, ordenar y mejorar las condiciones del aparcamiento en superficie de las personas empadronadas».

Aquellos vecinos que lo pidan tendrán que someterlo a un proceso participativo –no especifica cómo– y, posteriormente, se aprobará en el Pleno del Ayuntamiento mediante la modificación de la ordenanza.

Una de las siete enmiendas que Ciudadanos ha presentado a la norma de Ahora Madrid es la de no incluir el aparcamiento fuera de la M-30 hasta que la actual corporación no aclare dónde quieren instalar parquímetros y a partir de cuándo. «Ahora Madrid se esconde detrás de las asociaciones para instalar el “SER blando”, ya que los morados dejan en manos de colectivos la puesta en marcha y localización de esta medida», apunta Sergio Brabezo, el concejal de Cs. Su partido pedirá explicaciones en el Pleno del porqué de llevar a cabo esta medida. «Carmena discrimina a los madrileños entre ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Con la nueva ordenanza, algunos estarán obligados a pagar por aparcar en la calle mientras que otros estarán libres de hacerlo, todo dependerá de donde estén empadronados», considera el edil de la formación que lidera Begoña Villacís en Madrid.

El PSOE no desvela su posición

Por su parte, el Partido Popular que encabeza Martínez-Almeida tratará de que el acceso restringido en los distritos periféricos se decida en primer lugar en sus plenos y después en la Cámara madrileña, no por un proceso participativo «de los que ya tenemos muchas malas experiencias», manifiesta la concejal Inmaculada Sanz. El PP se opone frontalmente a este tipo de procedimiento. Se desconoce la posición del PSOE frente a las ZAV fijadas someramente por Ahora Madrid. ABCpreguntó al grupo, pero no ofrecieron información al respecto.

Barajas, Manoteras o la zona de Ventas son un ejemplo de los barrios que presentan problemas de aparcamiento y que sus vecinos estarían encantado de que llegaran los parquímetros con sello Manuela Carmena.