Un grupo de gente se refresa en las fuentes de Madrid Río por la ola de calor
Un grupo de gente se refresa en las fuentes de Madrid Río por la ola de calor - VÍCTOR LERENA

Ola de calor: recomendaciones para protegerse durante el periodo de máxima alerta

Con temperaturas que podrían alcanzar los 42 grados a finales de semana, es de vital importancia evitar los golpes de calor y las quemaduras por el sol

¿Cuánto va a durar la ola de calor?

Europa activa la alerta ante una ola de calor sin precedentes

MADRIDActualizado:

Apenas comienza el verano y ya estamos en nivel 2 de Riesgo por el calor ( el máximo nivel en la Comunidad de Madrid), con temperaturas que podrían superar los 40 grados a partir del jueves. A estos niveles, el exceso de mortalidad aumenta hasta superar el 20 por ciento, especialmente durante las primeras semanas de la estación, cuando nuestro cuerpo aún no se ha acostumbrado al nuevo clima. Aunque el principal enemigo es el golpe de calor, existen otros riesgos a tener en cuenta a la hora de realizar actividades al aire libre, como las quemaduras, los calambres o el agotamiento.

Al menor síntoma de debilidad o mareo se debe cesar toda actividad física y tratar de refrescar el cuerpo. El golpe de calor es la situación más grave que provoca el aumento de las temperaturas, ya que puede llevar a la muerte. Por eso debe tratarse en un hospital. Algunos de sus síntomas más característicos son la pérdida de consciencia, el delirio o el aumento de la temperatura corporal por encima de los 40 grados. Si se sospecha que alguien puede estar sufiriendo un golpe de calor se debe llamar inmediatamente al 112. La persona afectada debe ser colocada a la sombra y se debe tratar de bajar su temperatura corporal como fuera posible: con compresas frías, echándole agua, desvistiéndola...

El exceso de sudoración puede causar dermatitis, y las personas con varices o enfermedades que afecten a los vasos sanguíneos (como la hipertensión o la diabetes) son más propensas a sufrir edemas. Además, el calor produce agotamiento y estrés, acrecentados en gran medida por la falta de hidratación.

Recomendaciones y consejos

Por eso, lo más importante es mantenerse hidratado. Dos litros de agua al día (se tenga sed o no) deben ser la norma. Además, hay que poner especial atención en que las personas a nuestro cargo (niños, ancianos, enfermos) beban lo suficiente y no se deshidraten. El alcohol, las bebeidas azucaradas y la cafeína pueden hacer que el cuerpo pierda agua con más velocidad. Las comidas, por su parte, deben ser ligeras y frescas, que ayuden a reponer sales minerales, como los gazpachos, las ensaladas o las verduras. Se debe tratar de evitar, en la medida de lo posible, las comidas calientes o copiosas.

La protección solar es también de una importancia extrema, ya que la alta radiación puede tener efectos muy perjudiciales para la piel como su envejecimiento prematuro, quemaduras y lesiones cancerosas. Se debe evitar, en la medida de lo posible, salir a la calle durante las horas más calurosas del día (entre las 12 y las 17 horas), y la ropa debe ser ligera y de colores claros. Además, es importante cubrir la cabeza con sombreros o gorras, y utilizar siempre cremas protectoras.

Finalmente, se debe tratar de reducir al máximo el tiempo en vehículos, especialmente aquellos sin aire acondicionado. La temperatura en un coche aparcado al sol puede llegar a duplicar la que hace fuera, y es por tanto de vital importancia asegurarse de que nadie quede encerrado en un vehículo expuesto al sol. Especialmente los niños, por su menor desarrollo del aparato respiratorio, que les hace especialmente vulnerables a sufrir un golpe de calor.

Servicio de alertas

La Comunidad de Madrid ofrece un servicio de alertas por teléfono o correo electrónico que avisan de los cambios en el nivel de riesgo por calor. Para suscribirse a la línea de SMS se puede enviar un mensaje con el texto «Altacalor» al 217 035. La suscripción por correo se puede gestionar desde la página web de la Comunidad.