Grafitis y marcas de orines secos en una esquina de la calle San Andrés, en Malasaña
Grafitis y marcas de orines secos en una esquina de la calle San Andrés, en Malasaña - MAYA BALANYÁ

El Ayuntamiento de Madrid recauda casi 7.000 euros al día con multas por orinar en la calle

El distrito Centro acumula la mitad de las sanciones, que en el primer semestre se elevaron a 1.580

MadridActualizado:

La Policía Municipal de Madrid impuso un total de 1.580 sanciones por orinar en la calle durante el primer semestre del año, es decir, más de 260 al mes o nueve cada día de media. Las multas por « realizar necesidades fisiológicas en la vía pública» ya suponen un tercio del total de las denuncias por incumplir la ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y Gestión de Residuos, que ascienden a 5.107, según consta en el portal de datos abiertos del Ayuntamiento de la capital, donde se publican este tipo de estadísticas sólo desde 2017, a raíz de la aprobación de la Ley de Transparencia.

Mayo, enero y abril han sido los meses donde más denuncias por orines se han registrado, con 504, 334 y 299 sanciones, respectivamente; y marzo, el que menos, con 106. El incumplimiento del artículo 87.1.a de la ordenanza de Limpieza se considera una «infracción grave» y está penada con una multa de 751 euros.

Por distritos, la mayor lacra la sufren los residentes en el distrito Centro, que con 811 multas acumulan más de la mitad del total: concretamente, el 51,32 por ciento. A mucha distancia le siguen distritos como Tetuán, con 107 sanciones; Chamberí, con 82; y Puente de Vallecas, con 80. En el lado contrario de la tabla se encuentran distritos como Barajas (1), Vicálvaro(1), Villa de Vallecas (2) y Hortaleza (6), que no sobrepasan la decena de infracciones.

«No presentar los residuos de la forma establecida incumpliendo el artículo 33.2» es la segunda infracción de la ordenanza de Limpieza más numerosa: 1.280 personas fueron multadas entre enero y junio de este año por este motivo. Esta norma obliga a depositar los residuos en bolsas diferentes y cerradas en sus correspondientes recipientes diferenciados por el color.

«Estas bolsas deberán ser de plástico o de cualquier otro material con la suficiente resistencia para el cierre, contención y aislamiento íntegro de su contenido», especifica la ordenanza. Su incumplimiento se considera una infracción «leve» que acarrea 250 euros de sanción.

Precisamente, el no cerrar bien las bolsas de basura y «efectuar una deficiente presentación de los residuos ocasionando suciedad en los espacios públicos» supone la tercera infracción más recurrente del semestre, con un total de 544 multas. En este caso, al igual que en el anterior, se trata de una multa leve penada con 250 euros de pena económica.

Los grafitis, aunque en términos cuantitativos tienen una menor incidencia que las anteriores circunstancias, sí que han aumentado significativamente en proporción al año pasado. Sólo entre enero y junio de 2018 la Policía Municipal ha denunciado a 80 personas, casi la misma cifra que se dio en todo el 2018, año en el que se multó a un total de 82 infractores.

Grafitis, hasta 6.000 euros

En esta ocasión también son los vecinos del distrito Centro quienes más padecen las pintadas, ya que supone un 26 por ciento del total. Le siguen Carabanchel y Latina, donde se sitúan el 12,5 por ciento y el 11,25 por ciento de los infractores, respectivamente. Los distritos de Villaverde y Villa de Vallecas, por el contrario, sólo registraron una incidencia de este tipo durante todo el semestre.

Según consta en el artículo 86.1.g de la ordenanza, «la realización de cualquier clase de pintadas, graffittis e inscripciones, tanto en la vía pública como sobre el mobiliario urbano, o sobre muros, paredes de edificios, fachadas, estatuas, monumentos, arbolado urbano público y, en general, cualquier elemento integrante de la ciudad, será sancionada con multa de 300 a 3.000 euros y, en caso de reiteración con multa de 600 a 6.000 euros». No obstante, el infractor podrá solicitar la permuta de la sanción económica por la «realización de trabajo de limpieza de pintadas en la vía pública».

Campaña anti-deyecciones

Pese a las reiteradas campañas de información y los siete millones de bolsas que el Ayuntamiento pone gratuitamente a disposición de los dueños de mascotas, sigue habiendo excrementos en las calles, en los parques y en otros espacios. Es un hecho grave por el riesgo que conlleva para la salud pública, motivo por el que la ordenanza de Limpieza lo tipifica como infracción «muy grave», sancionable con multas de entre 751 y 1.500 euros.

No obstante, durante la mitad del año en curso han disminuido las multas por no recoger las heces caninas hasta situarse en once. Villaverde es el distrito donde más se concentran, ya que acaparan el 36,36 por ciento del total. Y, de nuevo, le sigue Centro, con el 18,18 por ciento.

Desde abril de 2016, a modo de experiencia piloto se permitió que el infractor puede permutar las multas económicas por «trabajos en beneficio de la comunidad». Una vez que la dirección general de Servicios de Limpieza y Residuos dicta la resolución de la sanción, –tanto al inicio o después de alegaciones– se puede sustituir la multa por actividad. El pasado enero, la alcaldesa Manuela Carmena también planteó la creación de un registro con el ADN de las mascotas para poder identificar sus heces  y poder sancionar así al propietario del animal que no ha recogido sus deposiciones.