Taxistas orinan en las inmediaciones de la estación de Atocha
Taxistas orinan en las inmediaciones de la estación de Atocha - ABC

Carmena pone a barrer a 324 personas que orinaron en la calle

Desde que se puso en marcha el plan para conmutar sanciones por incumplir la ordenanza de limpieza en Madrid, 458 personas han cambiado las multas por trabajos de barrendero durante los fines de semana

Actualizado:

La permuta de sanciones por incumplir la ordenanza de limpieza está resultando todo un éxito en Madrid.Los infractores prefieren convertirse en barrenderos temporales a vaciar los euros de su bolsillo. Desde que el Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena puso en marcha esta medida que impulsó la propia alcaldesa en enero de 2017, 458 personas han cambiado el pago por limpiar las calles durante las mañanas de tres fines de semana seguidos. De esa cifra, 324 son individuos que fueron pillados in fraganti por la Policía Municipal miccionando en la vía pública, una acción que conlleva aparejada un sanción de 751 euros; 82 fueron multados por dejar residuos de toda índole a la calle; 28 por hacer grafitis, y 13 por no recoger los excrementos de sus perros, entre otros.

El perfil del individuo que ha llevado a cabo estas conductas infractoras, según informan fuentes municipales, es el de un varón de entre 30 y 35 años con estudios.

La mayoría de las personas a las que se les inicia un expediente sancionador deciden en el momento en que se les informa sobre la posibilidad de realizar trabajos para la comunidad por esta opción. Según las encuestas que se les realiza, acogen con satisfacción la conmutación del castigo, además de asegurar que no volverán a realizar la infracción por la que fueron sancionados, de la que dicen no sabían que estaba prohibida.

Reconducir las conductas incívicas

Carmena puso en marcha esta iniciativa ante las quejas continuadas de suciedad en la capital. La alcaldesa siempre ha mantenido que parte de los problemas de limpieza en Madrid parten de conductas incívicas de los ciudadanos, que han de ser reconducidas.

Durante el proyecto piloto que se inició antes de echar a rodar el plan, del 15 junio al 17 diciembre de 2016, de 50 expedientes sancionadores, 21 eran individuos que habían orinado en la calle; 13 habían tirado residuos; 10 habían abandonado las cacas de sus mascotas, y seis habían realizado grafitis. 35 eran hombres y 15 mujeres.