Galicia en cinco rutas de senderismo

La Comunidad meta del Camino de Santiago esconde infinidad de veredas con increíbles paisajes

SantiagoActualizado:12345
  1. As Fragas da Ribeira (Ferrolterra)

    No apto para inexpertos, este itinerario circular de recorrido exigente y con no pocos desniveles requiere de un mínimo de destreza para poder completar sus 19 kilómetros. El sendero de As Fragas da Ribeira e do Lostegal discurre por la comarca de Ferrolterra, encontrándose en el recorrido inverso a las agujas del reloj la máxima pendiente al inicio.

    Desde el parque da Fraga se inicia el ascenso hasta el monte Alto da Carballeira (667 metros). En esta zona se presenta imprescindible un alto en el camino para disfrutar del magnífico paisaje que ofrece la villa y el recién formado lago de As Pontes. En el descenso la vereda penetra en la Fraga do Lostegal y una densa mata de robles, acebos y laureles señalan el recorrido hacia el embalse. El paisaje silencioso alcanza su apogeo junto a las ruinas inundadas del lugar de Chao do Habanero y la exuberante naturaleza de la Fraga da Ribeira, con húmedos rincones plenos de verdor todo el año.

    Es importante tener en cuenta que la seguridad del sendero varía según la época del año y de las condiciones meteorológicas. Con el suelo mojado las superficies de roca son muy resbaladizas siendo necesario extremar las precauciones.

  2. Pena Guímara - Courel (Lugo)

    Al norte del municipio de A Fonsagrada se encuentran dos de los senderos más interesantes de Galicia, que destacan por la calidad de unas sendas abiertas exclusivamente para llegar a lugares inaccesibles de la Reserva de la Biosfera Río Eo, Oscos e Terras de Burón.

    El primero de ellos discurre por caminos y antiguas corredoiras en un retorno al pasado, lleno de testimonios etnográficos y culturales.

    El inicio se encuentra en la aldea Vilardíaz, punto más elevado del recorrido, desde aquí la ruta desciende en dirección noroeste hacia el valle del río Logares, hundido en la espesura del bosque caducifolio.

    Entre la gran diversidad natural sobresalen magníficos ejemplares de tejo a lo largo del camino de San Martín de Robledo. Los dos únicos edificios de esta aldea, la iglesia y la casa rectoral blasonada, llamarán a atención del caminante.

    La senda continúa paralela al río recorriendo los meandros con hermosos saltos de agua. El atrevido diseño del trazado ofrece fabulosas perspectivas del río a diferentes alturas, todas ellas acondicionadas para dar seguridad. Alejándose del río comienza el ascenso de regreso con fabulosas perspectivas del valle del río Veiga.

  3. Cañón del Sil (Orense)

    Esta interesante ruta discurre por caminos de carro y sendas, en el municipio orensano de Parada de Sil, entre cuidadas viñas, centenarios castañares y antiguos robledales visitando el magnífico Cañón del Sil y sus preciosos miradores.

    Los hornos, secaderos y molinos muestran la humanización de una naturaleza aún salvaje y que esconde como un pequeño tesoro una de las maravillas históricas de este cañón: el singular monasterio románico de Santa Cristina de Ribas de Sil.

    La situación central de la variante PR-G 98.1, entre Parada de Sil y Fondo de Vila, permite que la ruta pueda realizarse reduciendo el recorrido en la mitad de su trazado. Así, un breve camino entre A Praza do Barquilleiro, en la capital municipal, y la aldea de Fondodevila, permite acortar el agradable paseo. Mientras se observan estas tierras sobre el río Sil no hay que dejar pasar la oportunidad de gozar de la gastronomía y de los buenos vinos de esta tranquila comarca.

  4. Cerceda-Portobrea (La Coruña)

    A menos de media hora de La Coruña encontramos esta ruta de 8,2 kilómetros que comienza a 500 metros de la iglesia de Cerceda y termina en Portobrea, no muy lejos de su área recreativa y de la antigua estación de ferrocarril de Londoño. Es una ruta de dificultad baja, sin grandes desniveles y que transcurre casi en su totalidad por pistas anchas. Aunque falta alguna señal, la señalización es bastante correcta. Es apto para la bicicleta.

    Para llegar al inicio de la ruta, desde Cerceda nos dirigiremos hacia la iglesia, y antes de llegar a esta seguiremos las señales que nos guían. Se recomienda dejar el coche al lado de la iglesia, pues en el comienzo de la ruta no hay sitio para aparcar.

    Para llegar al final de la ruta cogeremos la carretera de Ordes y después la de Queixas. Al llegar al área recreativa de Portobrea, giraremos a la izquierda y unas señales nos llevarán al panel de final de ruta.

  5. Pedra de Miranda (Pontevedra)

    Es una pequeña ruta lineal de 2,3 kilómetros, que parte del área recreativa de Canteira das Lapas y lleva hasta la llamada Pedra Miranda. El camino está bien señalizado y la dificultad es baja debido a su corto recorrido y no tener dificultad técnica. Para acceder al inicio desde la N550 en el lugar de Paredes debemos desviarnos hacia la Canteira das Lapas, aunque no está señalizado este primer desvío. Al inicio de esta ruta nos encontramos con una laguna que se formó en la antigua cantera de A Lapa.

    Ascendemos bordeando esta antigua explotación y tras pasar por un depósito de agua, siguiendo un camino rodeado de grandes pinos, se llega al Alto da Lapa. Seguimos subiendo, dejando atrás la ermita de San Amaro en Cacheiro, hasta alcanzar el punto más alto del recorrido, fácilmente identificable por la formación rocosa en forma de cueva que caracteriza a la conocida como Pedra Miranda. Un viaje increíble.