El doctor Carrecedo, genetista de prestigio internacional
El doctor Carrecedo, genetista de prestigio internacional - MUÑIZ

Carracedo reclama más formación genética para los médicos de familia

El genetista explica que su introducción en los centros de salud mejoraría la diagnosis de dolencias como el autismo

SantiagoActualizado:

Los médicos de familia deben saber más de genética, una rama de estudio que puede facilitar mucho la diagnosis de determinadas patologías como el autismo o las enfermedades raras. Esta idea, que señala los puntos flacos de los actuales planes de estudio de Medicina, fue defendida ayer en el marco del 36 Congreso de Medicina y Familiar y Comunitaria (SemFYC) por el profesor Ángel Carracedo, catedrático en la Universidad de Santiago y una de las voces más autorizadas en este terreno a nivel internacional. Según el especialista, la formación genética está muy presente en otras carreras como Veterinaria o Biología, en contraste con el escaso peso que se le concede en la Medicina, pese a las ventajas que ha demostrado tener.

El 80% de enfermedades raras

Lo paradójico de esta carencia formativa, explicó, es que a través de la genética los médicos de familia —como primer enlace con el paciente— pueden descubrir dolencias que afectan no solo al individuo en sí, sino también a su familia. «El número de casos que se pueden diagnosticar mediante pruebas genéticas es cada vez más importante, hasta el punto de que en el autismo o en la discapacidad intelectual el porcentaje puede alcanzar el 40 por ciento y en las enfermedades raras el 80 por ciento», anotó el profesor Ángel Carracedo ante los asistentes al acto.

Que los profesionales de Atención Primaria incorporen estos conocimientos —que sí se han introducido ya en el sistema MIR— abriría la puerta a la normalización de los conocidos como «tratamientos personalizados», un concepto hacia el que camina la nueva medicina y que pasa por explicar la causa de la enfermedad de una forma individualizada a través de biomarcadores. A este respecto, Carracedo no tuvo dudas en asegurar que la farmacogenómica —que lleva a un tratamiento personal y específico para cada caso— «es ya una realidad».

Tratamientos personalizados

Apelando a la naturaleza del médico de familia, el genetista también apostó por implicar a estos doctores en todo el proceso de consejo genético, es decir, en el estudio que se realiza a un paciente determinado para comprobar si existe riesgo de que en su familia pueda repetirse la enfermedad que él padece. Se trata de unas pruebas con las que es posible adelantarse al futuro desarrollo de un alto número de enfermedades y cuyo proceso debería empezar en la consulta de los centros médicos.

La segunda jornada del SemFYC celebrada ayer en la ciudad herculina contó con el desarrollo de un total de diez mesas y talleres científicos que se prolongaron a lo largo de todo el día y tuvieron la participación de destacados especialistas. La atención a mayores, el papel del cuidador y cómo evitar el ensañamiento terapéutico fueron algunos de los temas sometidos ayer a análisis.