El «Playa Pesmar Uno» apresado en Argentina, en una imagen de archivo en el puerto de Vigo
El «Playa Pesmar Uno» apresado en Argentina, en una imagen de archivo en el puerto de Vigo - EFE

El capitán del pesquero apresado en Argentina defiende que faenaba en aguas internacionales

El «Playa Pesmar Uno» se dirige al puerto de Comodoro Rivadavia escoltado por las autoridades del país austral

SantiagoActualizado:

El pesquero «Playa Pesmar Uno» navega rumbo al puerto de Comodoro Rivadavia, situado a 1.200 kilómetros al sur de Buenos Aires, escoltado por las autoridades argentinas que ayer sobre las siete de tarde, hora española, le dieron el alto y lo detuvieron por pesca ilegal. Sin embargo, el capitán del buque con 34 tripulantes y base en la localidad pontevedresa de Marín, rechaza las acusaciones. Según ha informado esta mañana a ABC, José Antonio Touza, presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo, la empresa armadora le ha trasladado que la embarcación se encontraba en todo momento en aguas internacionales.

El «Playa Pesmar Uno» es un barco de bandera española perteneciente a la flota de Pesquerías Marinenses que lleva más de 30 años integrada en la Cooperativa de Armadores de Vigo. «Lo primero es lanzar un mensaje de tranquilidad a las familias de la tripulación, la mayoría gallegas», ha subrayado Touza. Según ha relatado el capitán el pesquero partió el pasado 11 de enero de Montevideo (Uruguay) con un permiso temporal de pesca a aguas internacionales para capturar pota, un tipo de cefalópodo similar al calamar. Se situó en la conocida como milla 201, muy próxima al límite de las aguas argentinas, que se extienden 200 millas frente a sus costas. En esta época del año, explica el presidente de los armadores vigueses, hay gran cantidad de cefalópodos en la zona y unos 400 barcos faenando, la mayoría asiáticos.

Durante la jornada de ayer, el servicio de guardacostas argentino se le acercó y exigió por radio al buque gallego que parase. El capitán, explica Touza, cumplió la órdenes, se detuvo y no levantó la red que se encontraba en el mar. Según informó el Gobierno argentino, una dotación del guardacostas subió al buque congelador, de 63 metros de eslora, y procedió a inspeccionarlo. En sus bodegas se encontraron 320.000 kilos de pescado procesado.

«Con las fuerzas federales trabajamos para proteger los recursos que son de todos los argentinos», aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en un comunicado en el que agregó que el Gobierno argentino va «seguir fortaleciendo» su presencia en las aguas «para brindar seguridad y para garantizar el cumplimiento de la ley».

Desde Galicia, Touza defiende que «hay que respetar la presunción de inocencia» y que ahora toca esperar a ver que deciden las autoridades judiciales. El presidente de la Cooperativa de Amadores asevera que los barcos están actualmente sometidos a un «Gran Hermano» que los tiene localizados permanentemente. El presidente de Pesquerías Marinenses se encuentra esta mañana reunido con los abogados de la empresa para analizar la situación.