Imagen de una puesta de sol en la Albufera de Valencia
Imagen de una puesta de sol en la Albufera de Valencia - ABC
Ocio

Tres planes alternativos para un día sin playa en la Comunidad Valenciana

La región ofrece atractivos como una puesta de sol en barca o el río subterráneo más largo de Europa

VALENCIAActualizado:

Una puesta de sol en barca, una visita al río subterráneo navegable más largo de Europa o fotografiar miles de flamencos a escasos metros. Estas son tres ideas en la Comunidad Valenciana para tenerlas a mano como alternativa a un día sin playa. Más allá de la prolífica oferta turística de interior, con destinos situados entre los más bellos de España, como la imponente Morella, en la provincia de Castellón, o la histórica Xàtiva, en la región existen rutas alternativas situadas a escasos kilómetros del litoral que permiten descubrir en una sola jornada algunos encantos de esta Comunidad próximos a los arenales.

Grutas de San José de la Vall d’Uixó

La localidad castellonense de la Vall d’Uixó, cerca de la Costa del Azahar, ofrece la oportunidad de realizar un día de espeleoturismo para todos los públicos. Allí se halla el río subterráneo más largo de Europa, con tres kilómetros de longitud, en las Grutas de San José (en valenciano, Les Coves de Sant Josep). Asentada en pleno paraje natural de la Sierra de Espadán, la visita a la cueva permite, además, esquivar por un día los efectos de la canícula.

Imagen de las cuevas de San José
Imagen de las cuevas de San José - ABC

La temperatura en su interior es estable todo el año y no supera los veinte grados. La cavidad se visita en un tranquilo paseo de barca, acompañado por un guía, navegando el río subterráneo, La travesía dura cuarenta minutos y hay salidas diarias a partir de las diez de la mañana y hasta las seis y media de la tarde.

Salinas de Santa Pola

En la provincia de Alicante el Parque Natural de las Salinas de Santa Pola constituye un plan alternativo a la playa, pero sin necesidad de alejarse de la costa y con un componente cultural. De hecho, la primera parada de la ruta pasa por el Museo de la Sal, en las instalaciones de una antigua factoría de sal, dentro del Parque Natural, protegido como tal desde 1988.

Imagen de los flamencos en las Salinas de Santa Pola
Imagen de los flamencos en las Salinas de Santa Pola - ABC

Desde la carretera nacional 332 se accede a esta superficie de 2.470 hectáreas, en el entorno de la Bahía de Santa Pola. Uno de los atractivos de este paraje son los flamencos. La presencia de esta icónica ave es constante durante todo el año. De acuerdo con los últimos censos disponibles, hay más de 2.500 ejemplares que «veranean» en Santa Pola. Más allá de la fácil observación de estos animales, que constituyen la principal postal de la zona, la visita permite realizar un viaje a través del tiempo desde la torre vigía de Tamarit, el mismo punto en el que se vigilaba la costa de los ataques de los piratas berberiscos.

La Albufera de Valencia

Un enamorado de la playa de Valencia como Vicente Blasco Ibáñez encontró la inspiración para algunas de sus novelas más memorables, como «Cañas y barro», en la Albufera. El Parque Natural integrado en el mismo término municipal de la capital del Turia resulta de visita obligada.

Imagen de la puesta de sol en la Albufera
Imagen de la puesta de sol en la Albufera - ABC

Alejado de las clásicas rutas turísticas, que conducen al casco histórico, el antiguo cauce del río y la Ciudad de las Artes y las Ciencias, o del jardín urbano más grande de España, la Albufera ofrece atractivos como los paseos en barca, especialmente recomendables para presenciar el atardecer en un entorno natural de más de 21.000 hectáres a una distancia de apenas diez kilómetros del centro de la ciudad.En este caso hay posibilidades para todos los bolsillos. Desde los ocho euros por adulto por una visita básica de hora y media, hasta los doce euros con brindis de cava incluidos o los veinticinco que permiten cenar en una barca exclusiva.