Imagen del acto celebrado en Menorca el pasado fin de semana
Imagen del acto celebrado en Menorca el pasado fin de semana - ABC
Desafío separatista

Compromís se alía con Bildu y ERC para reclamar el «derecho a decidir» y alcanzar la «soberanía plena»

Los nacionalistas valencianos suscriben una declaración junto a los independentistas catalanes y vascos

VALENCIAActualizado:

A la misma hora que la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, sostenía este sábado que más que la independencia lo que le «preocupa y ocupa es la dependencia», Compromís suscribía la Declaración de Menorca que defiende el «derecho a decidir» con el objetivo de alcanzar la «soberanía plena» ante el «proyecto acabado de España».

Compromís, cuyos dirigentes no ocultaron en el pasado su aquiescencia con las tesis soberanistas, suscribió el documento junto a formaciones independentistas como EH-Bildu y Esquerra Republicana de Cataluña, con quien comparte gobierno municipal en varias localidades de la Comunidad Valenciana. Además, MÉS per Menorca, MÉS per Mallorca y el Bloque Nacionalista Galego rubricaron una declaración en el que los partidos firmantes, que se autodefinen como«formaciones políticas de izquierdas y soberanistas» se comprometen a colaborar en beneficio de «la democracia real y el derecho a decidir».

Mentxu Balaguer, miembro de la ejecutiva nacional de Compromís, fue la representante de los nacionalistas que gobiernan la Generalitat Valenciana junto al PSPV en un pacto sustentado en el Parlamento autonómico por Podemos.

Balaguer forma parte del Bloc, una de las formaciones que constituyen Compromís en cuyos estatutos se aboga por «alcanzar la plena soberanía nacional del pueblo valenciano y su plasmación legal mediante una Constitución valenciana que contemple la posibilidad de una asociación política con los países con los que compartimos una misma lengua, cultura e historia».

El artículo 3 de los estatutos de la formación a la que pertenece el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera, abre la puerta a un escenario de «asociación» con Cataluña y aboga por «la defensa de la República como forma de gobierno mas ajustada a los principios democráticos, así como la defensa de los valores republicanos».

Imagen de los concejales de Compromís y ERPV en Benicarló (Castellón)
Imagen de los concejales de Compromís y ERPV en Benicarló (Castellón) - ABC

En esa línea, los partidos firmantes del documento advierten en la llamada Declaración de Menorca de que «seguiremos persiguiendo la soberanía plena para nuestros pueblos, los cuales tienen el derecho a decidir sobre el modelo económico, político y social en que se constituyen, así como su relación con la comunidad internacional».

«Los pueblos que conformamos el estado español encontramos en él sordera ante las demandas sociales, económicas y políticas», afirma la declaración, que también se expresa un rechazo común a la «incapacidad del estado español para solucionar los problemas de la sociedad y de los pueblos».

«Monarquía caduca y anacrónica»

Así, Compromís reprocha al Estado que no muestre «ninguna voluntad de cambio real en el ámbito institucional» y que se «aferre a una monarquía caduca y anacrónica como excusa para no generar una verdadera transición política».

En la presentación del acuerdo de las formaciones soberanistas presentado este sábado, Nel Martí (Més per Menorca) sostuvo que «España es un proyecto agotado, que no ha dado respuesta a las necesidades de la gente». Aunque el texto no hace referencia a términos como independencia o referéndum, el momento escogido entronca con los actos previstos en apoyo a la consulta ilegal convocada por el Gobierno catalán para el próximo 1 de octubre. Entre ellos, el que se celebrará en el Teatro El Micalet el 25 de septiembre.

Imagen de Ximo Puig y Mónica Oltra tomada este lunes en Valencia
Imagen de Ximo Puig y Mónica Oltra tomada este lunes en Valencia - MIKEL PONCE

En ese sentido, las formaciones soberanistas toman como espejo al «proceso catalán» pero advertien de que los tiempos son diferentes en cada caso: «Cada territorio debe elegir su camino, no se debe imponer nada a nadie».

En la declaración aprobada, destacan que «el Estado demuestra día tras día el ejercicio de una democracia de muy bajo perfil, donde de la división de poderes se ha hecho una quimera, de la corrupción una marca y de la laicidad un sueño».