Imagen de los candidatoa a las elecciones autonómicas durante el debate en RTVE
Imagen de los candidatoa a las elecciones autonómicas durante el debate en RTVE - EFE
Elecciones 28-A

¿Por qué se han adelantado las elecciones en la Comunidad Valenciana?

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, decidió un anticipo de los comicios para hacerlos coincidir con los nacionales

VALENCIAActualizado:

Las elecciones en la Comunidad Valenciana se celebran el próximo 28 de abril, el mismo día que tienen lugar las generales. Se trata de la primera vez en la historia que ambos comicios coindicen, de modo que los electores deberán depositar tres papeletas en las urnas: la del Congreso, la del Senado y la de las Cortes Valencianas.

Aunque inicialmente los comicios autonómicos estaban previstos para el 26 de mayo como en la mayoría de los territorios, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, decidió hacer uso de la potestad que le otorga el Estatuto de Autonomía y decretó el adelanto.

La posibilidad empezó a trascender hace más de un año, pero fue a principios de marzo cuando se hizo oficial. El jefe del Consell dio por finalizada la legislatura justificándolo en un mensaje en clave política: que la autonomía contara con un calendario electoral propio como ocurre con las comunidades históricas (Cataluña, Andalucía, País Vasco y Galicia) y que se pudiera así liderar un discurso en el que se visibilizaran las reivindicaciones valencianas. Concretamente, las referidas a la infrafinanciación y a las insuficientes inversiones por parte del Estado.

Con los primeros días de campaña se ha comprobado que conseguir que cale esa idea no resulta sencillo -como ya se vaticinó en ese momento- puesto que los temas que dominan son los nacionales.

Es por ello que se destaque una segunda causa (más cercana a la realidad) del adelanto: el cálculo electoral del PSPV. Hubo dos desencadenantes principalmente de la decisión. De un lado, la alerta ante las elecciones en Andalucía, que dieron el gobierno a la derecha. De otro, el adelanto de las generales. El análisis que realizaban los socialistas es que tras lo ocurrido en el territorio andaluz habrá una movilización importante de la izquierda para el 28 de abril, que entienden que no se repetiría para el 26 de mayo -cuando están convocadas las autonómicas en la mayor parte de España y las municipales-.

En definitiva, Puig confía absolutamente en que se producirá un aumento en la participación por el efecto arrastre de las elecciones nacionales y eso empujará a su vez la marca del PSPV, beneficiando a los socialistas y dándoles más posibilidades de volver a gobernar en la Comunidad Valenciana junto a Compromís y Podemos.