El expresidente Puigdemont y su exvicepresidente Oriol Junqueras en el Parlament
El expresidente Puigdemont y su exvicepresidente Oriol Junqueras en el Parlament - EFE

Puigdemont acusa al Estado de querer «dividir» a los catalanes haciendo que el castellano sea vehicular

«El catalán resistirá. Y la verdad se impondrá», advierte el expresidente catalán desde Bélgica

BARCELONAActualizado:

La decisión del Gobierno de «estudiar» la posibilidad de que el castellano sea lengua vehicular en las escuelas catalanas ha causado un auténtico terremoto en el nacionalismo catalán. En este contexto, el expresidente Carles Puigdemont no ha querido quedar fuera del debate y ha acusado al Estado de trabajar para «dividir» a los alumnos catalanes.

«Mientras el Estado sobrealimenta con la mano derecha el nacionalismo español e intenta dividir a los alumnos catalanes por su lengua, con la mano izquierda esconde como "secreto de estado" todas las informaciones sobre el imán de Ripoll», ha aseverado Puigdemont en un mensaje en las redes sociales en el que mezcla las políticas lingüísticas y educativas con los atentados que sufrió Cataluña el pasado mes de agosto y que dejó 16 muertos y un centenar de heridos. Finalmente, el diputado de Junts per Catalunya ha asegurado que, a pesar de todo, «el catalán resistirá. Y la verdad se impondrá».

El Gobierno avanzó ayer, a través del secretario de Estado de Educación Marcial Marín, que está valorando si la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española permite a su ministerio regular las matrículas y preinscripciones en Cataluña. Esto serviría para recuperar una casilla sobre la «opción lingüística» que permita escolarizar a los menores en castellano, tal y como piden algunos colectivos del sector educativo.

«Somos sensibles con el problema y estamos en ello. Pronto lo anunciaremos, pero quedan todavía unas semanas (para abrir el periodo de matriculación)», señaló el número dos de Educación en declaraciones a la prensa tras reunirse con la Conferencia de Decanos de las facultades de Formación del Profesorado y Educación.

Marín respondió así a la petición del colectivo Ames, que ha interpelado al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, con una carta pidiéndole que en los impresos de preinscripción se incluya una casilla de opción lingüística, para que las familias que quieran matriculen a sus hijos en castellano.