Carles Puigdemont y Quim Torra, en una reunión reciente en Bélgica
Carles Puigdemont y Quim Torra, en una reunión reciente en Bélgica - EFE

Investidura a distancia de Puigdemont, tercer intento

A pesar de la insistencia del independentismo, la reforma del reglamento para investir al expresidente de forma «telemática» es una cuestión que divide a los grupos y que tiene un escaso recorrido legal

BarcelonaActualizado:

Después de varios meses aparcada en un cajón, la vieja idea del independentismo de investir al expresidente cesado Carles Puigdemont «a distancia» vuelve a ponerse sobre la mesa. Es la tercerca vez. Así las cosas, este lunes el Parlamento de Cataluña pondrá en marcha una comisión que deberá impulsar la reforma del reglamento de la cámara. ¿La finalidad? Que, en última instancia, se pueda investir «de forma telemática» a Puigdemont.

La reforma, impulsada por Junts per Catalunya (la formación del expresidente y de su sucesor en el cargo, Quim Torra), quiere «poner al día» el reglamento, sin embargo, fuentes neoconvergenes consultadas por Ep han confesado que una de las propuestas que defenderán es la posibilidad de investir «telemáticamente» a Puigdemont, actualmente fugado en Bélgica. A pesar de ello, esas mismas fuentes han apuntado que su idea es que se constituya la comisión del reglamento para que allí todos los partidos formulen las propuestas que consideren oportunas para mejorar el funcionamiento de la Cámara.

Negativas de la oposición, el TC y los letrados

A pesar de la insistencia del independentismo, la reforma del reglamento para investir a Puigdemont a distancia es una cuestión que divide a los grupos y que tiene un escaso recorrido legal. Las formaciones constitucionalistas (Ciudadanos, PSC y PP) han advertido varias ocasiones que la investidura de un presidente de la Generalitat tiene que ser presencial. Así lo han defendido también los letrados de la cámara y el propio Tribunal Constitucional. No en vano, el pasado mes de enero, el pleno de este órgano impidió la investidura a distancia de Puigdemont. En ese momento, los magistrados descartaron la propuesta de candidatura del expresidente al considerar que aunque sus derechos civiles permanecían intactos -y por eso podía presentarse a unas elecciones- este no podía someterse a una investidura sin estar presente en la votación.

Tercer intento

A pesar de las negativas cosechadas por letrados, tribunales, formaciones de la oposición y hasta de formaciones independentistas como ERC, JpC no ha desistido en su intento de investir a Puigdemont. En los corrido de legislatura, los neoconvergentes lo han intentado hasta en dos ocasiones. Una primera en enero, cuando el presidente del Parlament (de ERC) se vio obligado a aplazar «sine die» el pleno de investidura de Puigdemont cuando este ya estaba fugado. El segundo, a finales de mayo, cuando el Parlament aprobó una ley para investir al exalcalde de Gerona a distancia, pero que cinco días más tarde fue suspendida por el Tribunal Constitucional y las formaciones secesionistas desistieron y optar por no seguir adelante. Ahora, los independentistas vuelven a poner hilo a la aguja.