Imagen de la entrada del hospital Joan XXIII de Tarragona
Imagen de la entrada del hospital Joan XXIII de Tarragona - ABC

Detienen a los padres del bebé ingresado con síntomas de malos tratos en Tarragona

Los Mossos d'Esquadra investigan el entorno familiar del recién nacido, que presentaba lesiones internas en la cabeza

BarcelonaActualizado:

Los Mossos d'Esquadra han detenido este jueves a los padres del bebé de un mes que ayer ingresó en estado grave en la unidad de cuidados intensivos pediátrica del Hospital Joan XXIII de Tarragona con indicios de malos tratos. La policía catalana sigue investigando el caso, que despertó las primeras alertas por las lesiones internas en la cabeza que presentaba el menor.

Las lesiones internas, compatibles con las que deja un maltrato, no eran visibles a simple vista y ser detectadas por los servicios médicos sus progenitores aseguraron desconocer el origen de tales lesiones en un primer momento, como ha avanzado Ep. Sin embargo, este jueves han quedado detenidos en Montblanc (Tarragona), donde residen, como presuntos autores de un delito de lesiones y violencia física habitual en el hogar. Ella tiene 21 años y el 22, y ambos tienen la nacionalidad española.

Los efectivos que trataron al bebé dieron la alerta al detectar este posible maltrato, en aplicación del protocolo catalán de maltrato infantil. Así, avisaron a los Mossos d'Esquadra y también a la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA), que antes de las detenciones de este mediodía ya había asumido la tutela del bebé. Según fuentes del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, la Generalitat también se personará como acusación particular en la causa judicial en defensa de los derechos del niño, y ya se han iniciado los trámites para ello.

Los Mossos mantienen todavía la investigación abierta, en un caso que sigue la Unidad de Investigación del Alt Camp y la Conca de Barberà (Tarragona), donde se produjeron los hechos.

Hace apenas un mes un bebé de dos meses presuntamente maltratado por su padre que ingresó en la UCI de neonatología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona falleció tras sufrir un aparatoso derrame cerebral, contusiones y un desprendimiento de retina. En ese caso, también fueron los servicios hospitalarios los que alertaron de un posible caso de violencia intrafamiliar.