Entrada de la escuela Font de l'Alba de Terrassa
Entrada de la escuela Font de l'Alba de Terrassa - ABC

La agresión de una profesora a una niña que pintó una bandera española en clase, en manos de la Justicia

El colegio Font de l'Alba de Terrassa (Barcelona) no ha apartado la profesora investigada por la supuesta agresión

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El caso de la profesora que, supuestamente, agredió a una niña de diez años por dibujar una bandera de España en su cuaderno de final de curso ya está en manos de la Justicia. Un juez del tribunal de Instrucción número 2 de Terrassa (Barcelona) ha abierto diligencias por el caso y ha pedido a la Fiscalía que concrete por qué delitos considera que se debe seguir la investigación.

Según ha informado este martes el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el proceso se ha abierto a raíz de la denuncia por esta supuesta agresión cometida por una tutora de la escuela Font de l'Alba el pasado 17 de junio. Según relató a ABC la madre de la niña, que finalmente se cambiará de colegio, esta la increpó, zarandeó e humilló ante sus compañeros después de que pintara una bandera española junto a la frase «Viva España».

La dirección del colegio investigado también por el gobierno catalán envió el pasado 16 de julio una carta a la familia garantizándoles que ni la pequeña supuestamente agredida ni sus dos hermanas de edades inferiores coincidirán con la presunta autora de la agresión en las aulas. La nota -enviada después de que la familia notificara que las tres niñas abandonarían el polémico centro- estaba firmada por la directora del centro y con el sello del departamento de Educación, también se recordaba a la familia las medidas cautelares que se adoptaron tras trascender la presunta agresión.

La profesora seguirá dando clases

Desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe de Cataluña (AEB) celebraron que el caso esté ya en manos de la Justicia a pesar de que en la vía administrativa el caso este parado a la espera de una resolución judicial. Mientras tanto, es probable que la profesora acusada vuelva a dar clases a menores el curso que viene.