Imagen del centro de Terrassa en el que fue presuntamente agredida la menor
Imagen del centro de Terrassa en el que fue presuntamente agredida la menor - ABC

La niña de Terrassa presuntamente agredida por pintar una bandera española deja el colegio

La escuela responde, por primera vez, a la familia con una carta en la que les garantiza que ninguna de sus tres hijas coincidirá con la supuesta agresora como tutora

BarcelonaActualizado:

La niña de 10 años presuntamente agredida por su maestra en la escuela Font de l'Alba de Terrassa (Barcelona) tras pintar una bandera española en un álbum escolar abandonará el centro, según ha confirmado a ABC la madre de la pequeña. La familia también trasladará a otra escuela de esta localidad a sus otras dos hijas, de edades inferiores a la afectada, y que se encontraban escolarizadas en la misma escuela en la que ocurrieron los hechos.

La dirección del colegio envió el pasado 16 de julio una carta a la familia garantizándoles que ni la pequeña supuestamente agredida ni sus dos hermanas de edades inferiores conincidirán con la presunta autora de la agresión en las aulas. «Para su tranquilidad y para evitar situaciones de desconfianza, nos comprometemos a adoptar medidas organizativas para que en el futuro ninguna de sus hijas coincida con la citada profesora como tutora», apunta el comunicado de la dirección, al que ha tenido acceso este diario. En la nota, firmada por la directora del centro y con el sello del departamento de Educación, recuerda a la familia las medidas cautelares que se adoptaron tras trascender la presunta agresión.

Le señalan que, además de apartar a la docente afectada del curso de su hija (4º B) -«la clase estuvo atendida por otra maestra desde el día siguiente al incidente hasta concluir el presente curso escolar»-, se le abrió un expediente disciplinario que, según apunta, «fue suspedido, el pasado 18 de julio, por prejudicialidad penal atendiendo su requerimiento».

«Solo quieren quedar bien»

Ana Losada, presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), denuncia el cinismo del centro de enviar esa nota «la primera comunicación oficial por escrito a la familia desde que se denunciaron los hechos», a sabiendas de que los padres habían pedido un traslado de centro para sus tres hijas. «Solo quieren quedar bien. Les han notificado que hay una petición de cambio de centro pero lanzan esta nota de cara a la galería mediática», dice Losada. Lourdes, la madre de la niña, comparte esa opinión. «Sabían que las cambiábamos», mantiene. La madre asegura que «siempre había tenido una buena relación con el centro. Por eso le dolió especialmente que la Generalitat lanzara el comunicado en el que dejaba entrever que apoyaba a la profesora antes de intentar contactar con nosotros», apunta la madre.

«Ella seguirá pero las niñas han dejado el centro»

Losada considera «indignante» que la Generalitat y la propia escuela no llamaran a la familia hasta el día 26 de junio para conocer la versión de la pequeña. «Lanzaron el comunicado a los medios solo teniendo en cuenta la versión de la profesora, que solo fue apartada como tutora unos días a finales de curso», arguye la presidenta de la AEB, quien recuerda que «la docente seguirá en el centro hasta que se resuelva el procedimiento penal y las niñas han tenido que marcharse». «Me pregunto si se hubieran adoptado las mismas medidas contra una profesora acusada de agresión sin haber el matiz político», añade.