El perro abatido por el guardia urbano
El perro abatido por el guardia urbano - ABC

Furia animalista en Barcelona después de que un policía abatiera de un tiro a un perro

El Ayuntamiento de Ada Colau valora la «agresividad» del agente que mató al animal, y no la del can

ABC
BarcelonaActualizado:

Un agente de la Guardia Urbana de Barcelona disparó este martes a un perro que le mordió en un brazo tras pedirle a su dueño que se identificara. El hecho ha provocado el enfado de los colectivos animalistas, que convocaron varias manifestaciones para denunciar los hechos, algunas, bastante agresivas. Ayer incluso se lanzaron vallas de hierro a las puertas de Ayuntamiento de la Ciudad Condal.

Los hechos, denunciados por el partido PACMA, se produjeron cuando una patrulla del distrito de Sants-Montjuïc de Barcelona quiso identificar al hombre en la zona de la plaza España cercana a la Gran Vía. Fue entonces cuando el perro, de raza indeterminada, se lanzó sobre uno de los agentes y le ha mordido en un brazo.

Como respuesta al ataque del perro, y ante el miedo a que el animal siguiera mordiendo a los urbanos, un agente decidió dispararle. La acción del policía municipal indignó al detenido, que intentó agredir a los agentes y acabó detenido por «atentado a la autoridad». La polémica por la muerte del perro ha llegado a instancias municipales. Así, el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ya ha pedido «testigos directos» de la muerte del animal.

Manifestación de los animalistas
Manifestación de los animalistas - ABC

Valoran la «agresividad» del agente, no del perro

En declaraciones a la prensa este jueves, Pisarello ha asegurado que el Gobierno municipal está muy afectado por los hechos: «Necesitamos testigos directos de la gente que haya asistido a los hechos. Se debe investigar a fondo y, si hace falta, cambiar los protocolos. El objetivo es que no vuelva a ocurrir». En este sentido, el concejal ha asegurado que el agente que disparó contra el perro «no tenía antecedentes de agresividad ni de ningún tipo», y ha insistido en que las imágenes de lo ocurrido son muy duras y que Barcelona es una ciudad que ama a los animales.