La alcaldesa en funciones, muy emocionada tras conocer los resultados - ORIOL CAMPUZANO
ELECCIONES MUNICIPALES BARCELONA

Colau, derrotada, pide un pacto a Maragall

La alcaldesa en funciones defiende que los ciudadanos han votado priorizar las políticas progresistas y pide ir más allá de partidos

BarcelonaActualizado:

A pesar de que casi ha conseguido empatar con Ernest Maragall, los resultados del 26-M han sentado como un jarro de agua fría a los comunes, que esperaban revalidar la alcaldía. Durante la noche electoral, los cánticos del "sí se puede" no han dejado de escucharse hasta que, con el 70% del escrutinio, se ha empezado a ver claro que se esfumaba la posibilidad de repetir victoria. Ada Colau, entre lágrimas y ante más de un centenar de simpatizantes que tampoco pudieron contener la pena, reconoció la victoria del republicano y, tras días contraponiendo tajantemente proyectos, cambió el chip para pedir un pacto con ERC.

De hecho, en vistas de que los diez ediles de los republicanos quedan lejos de la mayoría absoluta y de que la suma con Junts per Catalunya (JpC) tampoco lo haría posible, Colau exigió a Maragall que “priorice políticas sociales, políticas progresistas, políticas valientes”. “Esto va de un mundo mejor”, dijo casi entre lágrimas la candidata durante su valoración de resultados y ante un grito unánime de militantes y apoderados que le gritaban “alcaldesa”.

“Hemos vuelto a hacer historia y esta vez era más difícil, porque hemos tenido cuatro años de políticas valientes frente a lobbies, oposición en contra y un contexto político muy difícil”, recordó Colau. Con todo, los comuns, que consiguieron 20.000 votos menos que en 2015, han sabido aguantar a pesar de que la participación en Barcelona ha crecido especialmente en los distritos menos afines a Colau, como son Sarrià, Les Corts y Sant Gervasi, en los que se ha disparado ERC.

Mientras a muchos de sus militantes y miembros del equipo se le escapaban las lágrimas, la hasta ahora alcaldesa intentó sacar su versión más positiva y destacar que los comuns “han hecho la mejor campaña de la historia. En cuatro años hemos cambiado la hegemonía política: ahora todos quieren ser republicanos, ser progresistas”, destacó Colau, que también incidió en que los resultados dejan claro que la ciudadanía "quiere un gobierno amplio, transversal y de izquierdas".

Con todo, la alcaldesa, que también estuvo arropada por decenas de taxistas de Elite Taxi, entre ellos su líder Tito Álvarez, lanzó un guiño a Maragall y le recordó que su victoria le da vía libre a decidir con quién habla, “pero en un contexto con tantos discursos de odios, hay que priorizar por las políticas sociales valientes”.