Donaciano Dujo, ayer con los dirigentes de Asaja Palencia Honorato Meneses y Álvaro de la Hera
Donaciano Dujo, ayer con los dirigentes de Asaja Palencia Honorato Meneses y Álvaro de la Hera - ICAL

Asaja denuncia que la plaga de topillos afecta ya a casi el 20% de la Comunidad

Cifra las pérdidas en 30 millones de euros, sobre todo en Palencia, la más dañada

Donaciano Dujo critica la «incompetencia» de las administraciones

VALLADOLID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La extensión del topillo campesino (microtus arvalis) avanza por Castilla y León, y con su plaga ya ha colonizado cerca de una cuarta parte de su extensa superficie. Son los cálculos con los que ayer elevó la voz a modo de denuncia el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, quien aseguró que la sobreabundancia de este roedor ya está sobre unas 1.610.000 hectáreas (16.000 kilómetros cuadrados), lo que supone que en el 17 por ciento de los más de 94.000 kilómetros cuadrados por los que se extiende la comunidad autónoma más extensa de España hay un exceso de estos pequeños herbívoros. Un espacio que es mayor en extensión que nueve comunidades autónomas, como Murcia, Asturias o País Vasco.

Burgos, Valladolid, Zamora y, sobre todo, Palencia, son las zonas más afectadas por esta plaga que, según la organización agraria, por ahora ha causado pérdidas valoradas en 30 millones de euros en el conjunto de la Comunidad, unos 18 millones sólo en tierras palentinas.

Así lo denunció ayer Dujo en Palencia, acompañado por el presidente provincial de Asaja, Honorato Meneses. Y es que esta provincia es la que más sufre los daños de los topillos, tanto en sus cultivos, como en su economía e incluso en la salud, pues a ella se circunscriben los 25 casos de tularemia confirmados y los 27 que están en estudio. Es también el foco, la zona cero, en la que la plaga explota cíclicamente. Y como ocurrió en aquel fatídico 2007 de infausto recuerdo -con casi medio millón de hectáreas asoladas y pérdidas millonarias-, son los espacios ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) de la Nava y Frómista, en la provincia de Palencia, a 40 kilómetros de distancia la una de la otra, en las que comienza, recordó Dujo.

Alertas desde diciembre

Y a partir de ahí, cunetas de caminos, carreteras, arroyos, ríos y zonas perdidas y sucias que son de «titularidad» pública han servido de vía de expansión para estos roedores con gran capacidad de reproducción (hasta 12 crías por camada y 21 días de reproducción), censuró el presidente regional de Asaja. Desde el centro, señaló, se han ido extendiendo sobre todo hacia el norte, lo que achacó a la fuerte sequía de la zona sur. Muy crítico con la actuación desde el principio e «incompetencia» de las administraciones con este problema, Donaciano Dujo incidió con rotundidad, en declaraciones recogidas por Efe, en que la plaga de topillos «nace en terrenos de las administraciones públicas».

Recordó la cronología de los hechos denunciados por Asaja. Según rememoró, «ya en el mes de diciembre» se comunicó a la Junta «la existencia de una población muy preocupante de topillos». En marzo, «se avisó nuevamente al Observatorio de Plagas dada las continuas quejas que trasladaban los asociados» así como a otras administraciones, que «negaron» el problema y «tacharon» a la organización agraria de «alarmista y de afán de protagonismo». Y ahora, apostillo, «las consecuencias que está teniendo la plaga superan los daños agrarios, ya que también se ve afectada la caza, la pesca y el turismo, dada la mala imagen que se está proyectando de nuestra región». Sin olvidar, señaló, los perjuicios para la salud, como demuestran los 25 casos de tularemia confirmados y los otros 27 en estudio de si también padecen la enfermedad.

Medidas «insuficientes»

«Nos negamos a convivir con la plaga», afirmó tajante el dirigente agrario, quien criticó «la total dejadez» a su juicio de las administraciones. Consideró que las medidas que se están ejecutando son «insuficientes», ya que la extensión de la plaga es superior al trabajo que puedan llevar a cabo motoniveladoras en la limpieza de caminos y cunetas. «Intentar limpiarlo ahora es una labor prácticamente imposible», censuró, a la vez que reclamó un cuidado constante y limpieza en las zonas con reservorios de topillos en las que suele eclosionar la plaga.

Además, desde Asaja solicitaron articular ayudas para «indemnizar» a los enfermos de tularemia así como los daños producidos en los campos, al igual que la participación de las organizaciones agrarias en las reuniones de la Comisión de Roedores.

El déficit hídrico supera el 25% en amplias zonas de Castilla y León

El valor medio de precipitaciones acumuladas desde el pasado 1 de octubre de 2018 -comienzo del año hidrológico- hasta el 6 de agosto de 2019 en España alcanza 494 litros por metro cuadrado, lo que supone un 16 por ciento menos de lo normal, ya que los valores habituales para este periodo son de 569 litros por metro cuadrado. La situación es peor en Castilla y León, donde no se llega a alcanzar el 75 por ciento de ese valor en amplias zonas de la Comunidad, sobre todo en el sur y en el este, lo que supone que en gran parte de las provincias de Ávila, Segovia y Valladolid, así como de Salamanca, León, Zamora y en el sur de Palencia y Burgos, las precipitaciones se han quedado un 25% por debajo de lo normal, informa Ep.

Según los datos de la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) esta misma situación también se da especialmente en gran parte de la mitad oeste peninsular, lo que incluye a Madrid, Extremadura, el oeste de Castilla-La Mancha y de Andalucía, lo mismo que a Castilla y León.