Una glorieta en la CM-4001 regula el tráfico de entrada y salida a la vía
Una glorieta en la CM-4001 regula el tráfico de entrada y salida a la vía - ABC

Un peldaño más en la Autovía de la Sagra

Seis años después de la inauguración del primer tramo, esta vía se completa con 800 metros más. Pero aún faltan muchos para su final

A.M.
ToledoActualizado:

Este lunes se escribe un nuevo capítulo de una obra todavía inacabada. La Autovía de La Sagra, ejemplo de infraestructura pública afectada de lleno por la peor crisis de este país, suma apenas un kilómetro más a su inicial diseño, pero tiene pendiente aún otros muchos kilómetros para completar un proyecto que nació en el Gobierno de Castilla-La Mancha, bajo la presidencia de José María Barreda, en 2004.

Esta vía, cuya filosofía era, por un lado, absorber el intenso tráfico de una zona en auge -ahora en depresión-, como era la de La Sagra y su foco de fabricación de ladrillos, y por otro conectar de este a oeste las autovías de Extremadura y Andalucía a través de la provincia de Toledo, cumple este lunes el hito de ver acabado completamente el tramo que une la A-5 (Extremadura) con la CM-4001, en el término de Añover de Tajo. Agotado el presupuesto de una Junta en la quiebra, este tramo moría en mitad de la nada, en pleno campo, como ejemplo del agotamiento de las arcas. Hoy esos nuevos 800 metros de carretera son los que tendrá el privilegio de inaugurar esta mañana el actual presidente regional, Emiliano García-Page.

Y es un privilegio porque hay que remontarse nada menos que a la primavera de 2011, poco antes de las elecciones autonómicas y municipales, para asistir a la inauguración del último tramo de autovía, por pequeño que sea, por el Gobierno regional. Entonces lo hizo como presidente autonómico José María Barreda, que tres años había puesto la primera piedra del tramo que hoy, seis años después, se completa, y que une la A-5 en Casarrubios con la CM-4001 en Añover de Tajo.

También es cierto que el proyecto de la obra que hoy se inaugura, cuyos trabajos dieron comienzo a finales de junio del año pasado, fue firmado en febrero de 2015 por el anterior gobierno de María Dolores de Cospedal, pero las elecciones y el cambio de gobierno interrumpieron los plazos de ejecución. Este pequeño tramo, cuyo coste ha sido de 2,2 millones de euros, tiene además unas características especiales, ya que se ha realizado una transición de las dos calzadas separadas de la autovía para unirlas en una sola con el fin de poder enlazar con la CM-4001 en el kilómetro 23,5 mediante una glorieta a nivel que ahora regula el tráfico.

El conductor que desde este lunes utilice esta carretera se encontrará un tramo de unos 430 metros de calzada única de tres carriles, uno de bajada en sentido CM-4001 y dos de subida para la incorporación a la CM-43 en dirección a Alameda de la Sagra, ya que en este punto existe una pendiente media del 5 por ciento que hace aconsejable un carril adicional para vehículos lentos. Hay que tener en cuenta que la intensidad media diaria de tráfico de la autovía en su último tramo fue de 1.290 vehículos durante 2014, de los que un 6,72 por ciento son pesados. También se ha construido en este tramo de 800 metros una nueva estructura en el ramal principal de la conexión de la CM-43 con la CM-4001 con el fin de resolver el cruce con el canal del Jarama.

El segundo tramo

Pero no todo termina en esta autovía con la inuaguración de hoy. Al menos según se diseñó en un principio, ya que en este caso falta por construir otro tramo para terminar el singular diseño de esta vía en forma de Y. Según el proyecto, es el que nace a la altura de Numancia y discurre por Yeles, Esquivias, Borox y Seseña para enlazar con la A-4 a Andalucía.

Finalmente, según fuentes de la Consejería de Fomento, parece que esta será la opción que se ejecutará, pero hasta hace poco, ante las dificultades económicas, se barajó la posibilidad de dar por concluida la autovía en Añover y que desde ese punto los vehículos enlazaran con la autovía de Andalucía, que está a unos 20 kilómetros de distancia.

El presidente regional, Emiliano García-Page inaugura este lunes el tramo que conecta con la CM-4001

Incluso se tuvo en cuenta la posibilidad de hacer en el futuro otro tramo que prolongaría el nuevo y, tras cruzar el río Tajo, conectaría con la N-400, cuyo tramo entre Toledo y Ocaña es el único que falta por convertir en doble calzada dentro de la Autovía de Castilla-La Mancha entre Maqueda y Cuenca, una carretera del Estado diseñada en la época de José Borrell.

Ha sido la presión política, aparte de hechos objetivos, la que parece haber hecho cambiar de opinión y optar por el poyecto original, a cuenta del cual además ya se realizaron desmontes de terreno y expropiaciones. La mayor reivindicación ha partido del Ayuntamiento de Seseña, cuyo alcalde, Carlos Velázquez, del PP, ha realizado varias gestiones en este sentido.

Así, el pleno del Ayuntamiento de Seseña aprobó por unanimidad a finales de noviembre pasado una declaración institucional para solicitar al Gobierno de Castilla-La Mancha que el nuevo trazado de la autovía de La Sagra «se haga coincidir con la duplicación de vía de la carretera comarcal CM-4010». El documento aprobado tiene su origen en una moción del Grupo Municipal Popular convertida en declaración institucional al contar con el apoyo de todos los grupos políticos.

Tráfico congestionado

Carlos Velázquez destacó la importancia de esta infraestructura para mejorar la seguridad y descongestionar el tráfico en la CM-4010, «la carretera con mayor volumen de tránsito de toda Castilla-La Mancha». También señaló que «desde el principio de la legislatura, el equipo de Gobierno ha insistido en esta propuesta como la mejor opción para el trazado de la autovía de la Sagra».

Asimismo, recordó que en julio de 2015 ya se dirigió por escrito al director general de Carreteras de Castilla-La Mancha, David Merino, para trasladarle este asunto y reiteró la petición por escrito en 2016, al tiempo que la trasladó también al delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás.

Esta opción, según el alcalde, supone «un ahorro considerable de costes al asumir con una única infraestructura dos proyectos distintos que comparten el objetivo común de mejorar el tráfico en la Sagra Alta». «La propuesta es viable desde el punto de vista técnico y económico y convierte la autovía en un verdadero eje vertebrador de la comarca, que es su objetivo principal, sin dejar fuera a ninguno de los municipios que la componen y ofreciendo una solución más efectiva a las necesidades reales del tráfico en la zona, tanto en la actualidad como a medio y largo plazo», afirmó el regidor.

En este mismo sentido, el director general de Carreteras de la Junta, David Merino Rueda, también confirmó al portavoz de Urbanismo del Grupo Municipal Socialista de Seseña, Basilio Prada, la inclusión en el borrador del proyecto de la Autovía de la Sagra una conexión directa con el municipio, ya que no está contemplada.

El pasado 26 de octubre, Luis Domínguez presentó por urgencia en el pleno una proposición para instar a la Junta la realización de dicha conexión del municipio de Seseña con la autovía de la Sagra, pero según el PSOE fue votada en contra por el alcalde y su equipo de Gobierno. Sin embargo, en el mencionado pleno la declaración institucional fue apoyada por todos los grupos políticos.