Participantes en el simposio neurocientífico
Participantes en el simposio neurocientífico - Hospital de Parapléjicos

El hospital de Parapléjicos coordina un proyecto europeo de investigación en lesión medular

Seis países desarrollarán microfibras electroconductoras durante cuatro años y con un presupuesto de 5 millones de euros

ToledoActualizado:

Toledo acoge desde este lunes el simposio neurocientífico internacional Neurofibres, que constituye el punto de partida de un proyecto de investigación de 4 años que coordina el Hospital Nacional de Parapléjicos y en el que participan 6 países, con la finalidad de desarrollar microfibras electroconductoras para tratar la lesión medular.

Dotado con más de 5 millones de euros por la Comisión Europea, Neurofibres es uno de los doce proyectos de gran relevancia estratégica elegidos entre más de 200 que se presentaron al programa europeo que promueve Tecnologías Emergentes de Futuro (FET).

Así lo ha explicado a los periodistas el jefe del Laboratorio de Reparación Neural y Biomateriales de Parapléjicos, el doctor Jorge Eduardo Collazos, quien ha explicado que el objetivo del proyecto es consolidar las potencialidades neurorregenerativas de la bioelectrónica y desarrollar microestructuras capaces de estimular y de guiar a los axones nuevos de las neuronas «para que regeneren y conecten de nuevo con los axones dañados por la lesión medular».

Collazos ha resaltado que «esto suena muy fácil pero requiere de muchísima tecnología», de la que España no dispone y que, gracias a este proyecto europeo, tendrán la posibilidad de adquirir a una empresa francesa -Axon Cable-, que ya tiene experiencia en la fabricación de estos dispositivos, para ponerla al servicio de la investigación en la lesión medular.

El jefe del Laboratorio de Reparación Neuronal ha explicado que Neurofibres se centrará en dos frentes de trabajo: mejorar las propiedades de las microfibras de carbono, incluyendo su conductividad eléctrica, propiedades mecánicas, estabilidad química y capacidad de interacción con las células neurales e investigar la utilidad de esta tecnología puntera para inducir crecimiento neural.

Pero lo más importante de la investigación, ha recalcado Collazos, es que «se está intentando que, a partir de los avances previos que ya tenemos en el laboratorio con estudios in vitro e in vivo con roedores y cerdos, se alcance un nivel de aplicación clínica en humanos al final del proyecto».

En este sentido, ha resaltado que el consorcio de siete grupos de investigación de seis países europeos que participa en este proyecto «está muy enfocado en que este proyecto no sea solo un proyecto de investigación que se queda en una placas de cultivo, sino que realmente vaya a la aplicación clínica que realmente necesitamos».

Es decir, «pasar, gracias a los avances tecnológicos, del cuello de botella, que es la rata, a la aplicación en el humano», ha resumido Collazos, quien ha destacado que van a ser «cuatro años de arduos trabajos, con muchas etapas y reuniones y mucha gente implicada en el desarrollo», para conseguir generar nuevo conocimiento en torno a la reparación de la lesión medular «con fines clínicos en humanos con garantías de eficacia y seguridad».

Para acometer este estudio se contará con grupos multidisciplinares de expertos: neurocientíficos, físicos, químicos, médicos, electrofisiólogos, ingenieros mecánicos, expertos en nanotecnología y biomateriales y la ayuda de los cirujanos traumatólogos del hospital de Parapléjicos Andrés Barriga y Luis María Romero y del neurocirujano del hospital Virgen de la Salud de Toledo Ángel Rodríguez de Lope.

Collazos ha resaltado que la participación de los cirujanos en este proyecto de investigación es fundamental, ya que se requiere poner a punto nuevas técnicas quirúrgicas bastante complejas y de las cuales depende el éxito del proyecto.

El consorcio que participa en este proyecto europeo lo conforman el Royal Institute of Technology de Suecia; la Uuiversidad de Cambridge, Reino Unido; Trento, Italia; Saarland, Alemania y de Marsella (Francia), el hospital de Parapléjicos en España y la empresa francesa Axon Cable.

El representante de dicha empresa, Jean Estevenin, ha explicado que el papel de Axon Cable es el de fabricar interconexiones para enviar impulsos eléctricos dentro de las microfibras de carbono para facilitar la regeneración de los axones, lo que ha definido como un trabajo muy complejo «porque hay que encontrar materiales compatibles con el cuerpo humano».

El simposio neurocientífico internacional Neurofibres ha sido inaugurado por el director general de Calidad y Humanización de la Asistencia Sanitaria, Rodrigo Gutiérrez, quien ha expresado su satisfacción por que el hospital de Parapléjicos sea el centro coordinador de este «ambicioso e innovador» proyecto, lo que le sitúa una vez más «a la vanguardia de la neurociencia en Europa».