La nieve suele llegar por estas fechas a Cuenca
La nieve suele llegar por estas fechas a Cuenca - ABC

Diez motivos para visitar Cuenca esta Navidad

El belén napolitano o el de más de 1.000 figuras de Playmovil, la San Silvestre en piragua, un mercado de dulces, una pista de patinaje... son algunas de las propuestas de la capital conquense para estos días

CuencaActualizado:

Un belén con más de 1.000 figuras de Playmobil y uno de los más valiosos de España en estilo napolitano, una San Silvestre en piragua por el río Júcar, música tradicional y culta y decenas de planes con niños conforman la oferta navideña conquense, que se complemente con la ciudad en sí, motivo suficiente para visitar estos días la capital. Por ello, el primer motivo es:

1. Cuenca.

Cuenca es en sí misma razón suficiente para motivar una escapada de varios días, ya sea en Navidad o en cualquier época del año. La ciudad está declarada Patrimonio de la Humanidad desde hace dos décadas por su pintoresca y espectacular conjunción de monumentos, arquitectura popular y naturaleza. Una de las urbes más originales y hermosas de España.

Más de mil figuras componen el belén de Playmovil que se puede visitar en la iglesia de San Andrés
Más de mil figuras componen el belén de Playmovil que se puede visitar en la iglesia de San Andrés - ABC

2. Un belén de Playmobil con más de 1.000 figuras

La antigua iglesia de San Andrés (siglos XVI-XVII) acoge del 16 de diciembre al 6 de enero un divertido y entrañable belén compuesto por más de 1.000 figuras humanas de Playmobil y varios centenares representando animales. Un montaje de 90 metros cuadrados con curiosas escenas que hace las delicias de niños y mayores. Organizado por la hermandad de Jesús Resucitado, la entrada es gratuita pero se puede colaborar con un donativo que va destinado a la lucha contra el cáncer infantil.

San Silvestre en piragua
San Silvestre en piragua- ABC

3. San Silvestre en piragua

La mañana del último día del año viene pasada por agua en Cuenca. Un centenar de personas participan en la San Silvestre en piragua, que recorre el Júcar entre la Playa Artificial y el Paraje de El Sargal. No faltan escenas hilarantes de regatistas disfrazados cayendo al agua y otras espectaculares cuando salvan con pericia los obstáculos del Júcar. Un lugar privilegiado para verlo es el Puente de San Antón, con una fantástica perspectiva de la iglesia de la Virgen de La Luz. Los que sean más de secano también tienen una competición a pie el día 31: la tradicional Carrera del Pavo.

4. Mercado de Dulces de Convento

La Navidad es sinónimo de dulces y de eso saben mucho las monjas de clausura, cuyos obradores son auténticas factorías de prodigios. El Museo de la Semana Santa acoge un mercadillo que ofrece los productos de las Monjas Clarisas de Sisante, las Trinitarias de San Clemente y las Carmelitas de Cuenca. En el mismo centro museístico se expone un atractivo nacimiento que forma parte de una Ruta de doce belenes montados por hermandades, casi todos expuestos en el encantador barrio de El Salvador.

5. Un gigantesco y delicado belén napolitano

El Belén Napolitano que se instala en el Palacio de la Diputación Provincial sobrecoge por sus dimensiones y por la calidad de su medio millar de figuras, todas ellas confeccionadas artesanalmente por la Asociación de Belenistas de Cuenca. Hasta el Día de Reyes se pueden admirar estos 130 metros cuadrados que conjugan las escenas más tradicionales de los nacimientos con otras que hacen guiños a Cervantes o que reproducen conseguidos lagos y cascadas. El año pasado atrajo a más de 50.000 visitantes y está considerado uno de los belenes más valiosos y hermosos del país.

Figuras del belén napolitano que se puede ver en el Palacio de la Diputación
Figuras del belén napolitano que se puede ver en el Palacio de la Diputación - ABC

6. Pista de patinaje sobre hielo

Las películas norteamericanas han identificado en el imaginario colectivo las fiestas navideñas con las pistas para patinar sobre hielo. En Cuenca no falta está atracción, instalada en el Parque de San Julián junto a una feria infantil. En las cercanas Plaza de la Hispanidad y calle Carretería está el Mercadillo Navideño, con puestos de productos típicos y artesanos. Papa Noel y los Reyes Magos se pasarán por él para recoger las cartas de los niños, para los que también hay programados espectáculos de animación.

7. Polifonía, vals y música culta

En una ciudad tan unida a la música como la capital conquense, este arte no podía faltar por estas fechas. El Teatro Auditorio de la ciudad acoge el 28 de diciembre el espectáculo «Los Músicos de Bremen», dirigido a toda la familia. En la jornada siguiente será la Joven Orquesta de Cuenca la que protagonice su tradicional concierto navideño y, ya el 2 de enero, la Orquesta Filarmonía y el Ballet de Cámara de Madrid traerán los sonidos de Viena.

Los conciertos de polifonía se multiplican por todo el mapa urbano. Por ejemplo, el Coro del Conservatorio ofrecerá un concierto de villancicos el 20 de diciembre en el Paraninfo de la Universidad y la Capilla de Música de la Catedral hará lo propio el 3 de enero en la antigua iglesia de San Miguel.

8. Fiestas de todo tipo y un reloj para tomar las uvas

Cada vez más familias y jóvenes optan por Cuenca como destino para pasar la Nochevieja juntos. La oferta de ocio nocturno de la ciudad comprende desde cotillones multitudinarios (como el de la macrodiscoteca Sala Moove, con notables djs del panorama nacional) a planes gastronómicos (cenas y fiestas conjuntas en el Parador o en el gastrobar Pit’s). No faltan opciones reposadas pero divertidas en los pintorescos barrios del Casco Antiguo. Y, si se quiere un reloj para tomar las uvas, existe. El de Mangana, una torre con aires de fortaleza con unas privilegiadas vistas de la ciudad nueva y sobre valiosos restos arqueológicos.

9. Misa del Gallo en San Julián El Tranquilo

La ciudad conquense es escenario de una de las Misas del Gallo más curiosas entre las que se celebran en España. Ni el frío, ni la lejanía, ni las horas son obstáculo para que a medianoche de Nochebuena se celebre la Eucaristía en la Ermita de San Julián de El Tranquilo. El templo se ubica en la Hoz del Júcar, en un paraje natural privilegiado alejado del casco urbano, situado junto a una bucólica gruta y al que se accede solamente o por un sendero o por un escalerón. Decenas de fieles no se amilanan y participan en una celebración a la que sigue una buena hoguera, cánticos de villancicos y fraternal degustación de viandas.

10. Rondas tradicionales

Una original anécdota en la Cuenca de inicios del siglo XVIII fue el origen el popular villancico «La Mariomorena». Esas y otras piezas populares forman parte del repertorio que rondallas y grupos como Rondadores, Pulso y Púa y Tiruraina interpretarán en las rondas navideñas tradicionales que recorrerán la ciudad los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero. Dulzainas, bandurrias, guitarras, zambombas y botellas de anís inundarán de música el trayecto comprendido entre la Plaza Mayor y la de la Constitución, donde se han instalado sendos árboles luminosos de grandes dimensiones.

Sin olvidar también que los Reyes Magos pasarán por Cuenca la tarde del 5 de enero en una llamativa cabalgata con ocas, música, caballos y muchas sorpresas. Para los niños se ha diseñado una amplia y extensa programación: Belén Viviente en el Paseo del Huécar el 23 de diciembre; teatro y leyendas el 24 en la antigua iglesia de San Miguel; y cuentacuentos y talleres infantiles por los diferentes barrios de la ciudad.