Vídeo: los cruceristas que Hitler mandó a Canarias

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Se cumplen 80 años de la llegada a Canarias del mayor buque con cruceristas que el régimen nazi mandó para tomar el sol y descansar: el buque Robert Ley. El 1 de abril de 1939, horas antes de zarpar a Canarias en su viaje inaugural, recibió la visita de Adolf Hitler, que desearía feliz travesía a los 435 integrantes de la tripulación y 1.774 trabajadores de factorías alemanas que dejaron sus marcos nazis en Tenerife.

Tras la despedida de «Führer» en Hamburgo, el crucero Robert Ley llegó a Santa Cruz de Tenerife el 26 de abril de 1939. Como dato curioso: atracó cerca de un buque procedente de Haifa y estuvo consignado por Hamburg Amerika Linie (Hapag). Mientras España se encontraba la Guerra Civil y antes qye Hitler planease atacar las islas Canarias, la Alemania nazi mandaba 10.000 turistas al archipiélago entre 1934 y 1939.

La denominada «Flota de Paz de Hitler» se impuso como meta desarrollar viajes al extranjero a fin de promocionar una supuesta voluntad de entendimiento internacional en el período de paz del Tercer Reich. El barco saliò tres días después con fuegos artificiales y por todo lo alto. En Santa Cruz de Tenerife hubo hasta una verbena.

Y es que las isla de La Palma, Tenerife y Gran Canaria recibieron unos 10.000 turistas alemanes durante la Guerra Civil en cruceros. En la Península, menos en algún puerto de Galicia, el número de turistas subvencionados por el Tercer Reich era muy escaso. Sí llegaban estos turistas a Italia.

La construcción y el uso de grandes barcos turísticos fue uno de los objetivos de la industria naval. Su obra social, llamada KDF ( Kraft durch Freude), desde 1934 estableció canales para generar ocio entre sus trabajadores con un coste reducido en sus nóminas.

El mandatario nazi Robert Ley, que fue testigo de la salida del crucero con Hitler y le puso su nombre a la mayor embarcación de la flota de KDF, fue quien sentaría las bases del turismo de masas en el mar. Entre 1934 y 1939 la flota de KDF hizo posibles las vacaciones a 700.000 trabajadores en 673 viajes por mar.