Casas abandonadas y calles moribundas en Corbatón (Teruel), uno de los muchos municipios españoles que ya se encuentran en riesgo extremo de extinción
Casas abandonadas y calles moribundas en Corbatón (Teruel), uno de los muchos municipios españoles que ya se encuentran en riesgo extremo de extinción - Fabián Simón
Sociedad

Veintidós provincias se unen para llevar a Madrid su grito contra la despoblación

Casi 70 entidades de todo el país se han adherido manifestación convocada para el 31 de marzo por la «España vaciada»

Actualizado:

Casi 70 entidades sociales de 22 provincias se han adherido ya a la manifestación de la «España vaciada» convocada para el domingo 31 de marzo en Madrid. Ha sido promovida por «Soria Ya» y «Teruel Existe», cabezas visibles del grito contra la despoblación en dos de las provincias que mejor ejemplifican el desierto demográfico que avanza por la España del interior.

Los convocantes consideran un éxito, de antemano, el eco que ya ha alcanzado esta convocatoria. Entienden que la cantidad de provincias que se han adherido a la movilización demuestra el alcance del problema de la despoblación y evidencia la urgencia con la que el Estado debe actuar, de una vez por todas, para atajarlo.

El portavoz de «Teruel Existe», Manuel Gimeno, insiste en que el objetivo de la manifestación convocada para el 31 de marzo es que este problema se haga «visible a nivel nacional», y clamar contra las brechas demográfica y económica –la una va de la mano de la otra- que se dan entre las grandes urbes y zonas más prósperas de España, y esa otra gran área geográfica conformada por provincias que llevan décadas languideciendo y perdiendo población.

«En España no existe ni plano de igualdad, ni de justicia ni equilibrio territorial ni cohesión social», ha denunciado este portavoz de «Teruel Existe». «Hay dos Españas, la desarrollada y la vaciada», denuncia.

Hartos de la pasividad del Estado

Los convocantes de esta manifestación también han mostrado su hartazgo por la pasividad del Estado para hacer frente a este problema. Lamentan que se hable mucho, pero que no se haga nada. Más de dos años después de que el Gobierno creara el Comisionado para el Reto Demográfico, dirigido primero por el PP y ahora por el PSOE, ni siquiera se ha presentado todavía la prometida Estrategia Nacional para el relanzamiento de la demografía española y contra la despoblación de la España de interior.

Esta misma semana, el presidente de la Diputación de Zaragoza, el socialista Juan Antonio Sánchez Quero, criticaba la lentitud del Estado en este sentido, urgía a que se presente de una vez por todas esa Estrategia Nacional para el Reto Demográfico, y reclamaba que se tengan en cuenta las 80 medidas prácticas consensuadas políticamente por ayuntamientos y diputaciones en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) –Sánchez Quero ha presidido en los últimos años la Comisión de Despoblación en la FEMP, que elaboró hace un par de años ese documento de acción contra el desierto demográfico-.

Desde la FEMP han urgido precisamente en estos últimos años a pasar de las palabras a los hechos, a que la despoblación sea considerada un asunto de Estado. Y en el mismo sentido se pronuncian, a pie de calle, los convocantes de la manifestación que el domingo 31 de marzo clamará en Madrid contra la despoblación. «Basta ya de comisiones y de estudios», dice el portavoz de Teruel Existe. La situación ya es irreversible para una larga lista de municipios españoles que han entrado en la senda definitiva de la extinción demográfica. Y advierten desde Teruel Existe que, cada día que pasa, son más los que caen en ese precipicio.