Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza por la coalición ZEC (Podemos-IU)
Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza por la coalición ZEC (Podemos-IU) - Fabián Simón
Política

El alcalde de Zaragoza defiende el mitin de una terrorista con nueve asesinatos y se niega a impedirlo

Santisteve rechazó «censurar» la charla programada en un edificio municipal. El acto se celebró según lo previsto por los organizadores, un colectivo vinculado a la órbita de Podemos

ZaragozaActualizado:

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, de la coalición ZEC (Podemos-IU), ha salido abiertamente en defensa de que una terrorista del Grapo con nueve asesinatos a sus espaldas, Carmen López Anguita, dé un mitin en un edificio municipal. El PP denunció el acto ante la Delegación del Gobierno, pero ni por vía administrativa ni por la vía judicial ha logrado que la charla fuera anulada. El alcalde Santisteve optó por cargar contra el PP y, al mismo tiempo, defender la conferencia de la terrorista apelando a la libertad de expresión.

Santisteve ha utilizado la misma línea argumental utilizada horas antes por otro miembro de su equipo, el teniente de alcalde Alberto Cubero, quien insistió en que no están por la labor de poner coto a ese acto organizado por una asociación ideológicamente próxima al gobierno municipal de Zaragoza y en las dependencias municipales que el Ayuntamiento les tiene cedidas, el centro Luis Buñuel.

Al final, el acto se desarrolló este sábado en esas dependencias municipales que disfruta un colectivo vinculado a la órbita de la coalición Podemos-IU que gobierna el Ayuntamiento de Zaragoza.

Junto a la terrorista Carmen López Anguita, en la charla programada para este sábado bajo el título de «jornadas antifascistas» participaron, entre otros, el abogado de los Grapo y en su día procesado por vínculos con la organización terrorista Juan Manuel Olarieta, y el rapero Pablo Hasél, condenado por alabar en redes sociales a ETA y el Grapo.

Ante la insistencia de quienes exigieron al Ayuntamiento de Zaragoza que no consientiera ese acto, el alcalde Santisteve se ha limitado a indicar que el Consistorio «en ningún momento tiene que actuar de censor» y que «no hay nada que decir» al respecto.

Ante la actitud de Santisteve, el PP ha optó por presentar directamente una denuncia ante la Delegación del Gobierno en Aragón, en la que reclamó que se adoptaran «las medidas previstas en nuestro ordenamiento jurídico para evitar que se celebre este acto y, en su caso, se suspenda su celebración». Consideraba que había indicios suficientes de que ese cónclave puede constituir un delito de incitación al odio y otro de enaltecimiento del terrorismo. La Delegación del Gobierno se inhibió por entender que no entraba en su ámbito de competencias y trasladó el asunto al juzgado, que no vio elementos jurídicos que sustentaran la suspensión de dicho acto.

En su escrito, el PP recuerdó que Carmen López Anguita, a la que en esta jornada se ha presentado como «ex presa política antifascista», fue una sanguinaria y veterana terrorista del Grapo que fue condenada a 385 años de cárcel. Entre otros delitos, se la condenó por la bomba que destruyó la cafetería California 47 de Madrid, atentado que en 1979 mató a nueve personas. Salió de prisión en 1999 y en noviembre de 2002 volvió a ser detenida, acusada de encargarse de tareas de organización, propaganda y relaciones internacionales de los Grapo, delitos por los que fue condenada a otros ocho años y nueve meses de prisión.

Por su parte, el PP subraya que Juan Manuel Olarieta, al que en estas jornadas se le presenta como «abogado y represaliado político», fue detenido en enero de 2008 en la operación Ditalco, acusado de prestar apoyo a los Grapo y de forma parte de la estructura de esta banda terrorista.

El portavoz del PSOE, Carlos Pérez Anadón, también ha criticado la actitud del alcalde Santisteve y le envió una carta en la que le exige que impida esa charla y que desautorice esas «jornadas antifascistas» en unas dependencias municipales. En su misiva, Pérez Anadón recordó al alcalde la sanguinaria actividad terrorista de los Grapo, los crímenes que cometieron en Zaragoza, y advierte que la libertad de expresión no puede usarse para encubrir «actos que tienen por objeto enaltecer la figura de quienes mancharon sus manos de sangre». El portavoz municipal del PSOE pidió que se vele ante todo por la verdad histórica y por la memoria de las víctimas, en vez de consentir un acto que «pueda suponer una adulteración de la historia, presentando como una víctima a quien tiene sobre sus espaldas la responsabilidad de haber asesinado a nueve personas».