El Rey visitará a los guardias civiles que protegen a los pesqueros en Gibraltar
El Príncipe Eduardo y su mujer, en Gibraltar - reuters

El Rey visitará a los guardias civiles que protegen a los pesqueros en Gibraltar

Don Juan Carlos embarcará en la patrullera de altura «Río Segura», la mayor del Instituto Armado

madrid Actualizado:

Su Majestad el Rey viajará el miércoles de la próxima semana, 20 de junio, a la Bahía de Algeciras, donde visitará a los agentes del Servicio Marítimo de la Guardia Civil que protegen a los pesqueros españoles que faenan en el Estrecho de Gibraltar, según pudo saber ABC de fuentes de Interior. Ese mismo día, Don Juan Carlos también embarcará en el buque oceánico «Río Segura», la mayor patrullera con la que cuenta la Guardia Civil y que está dedicada a la vigilancia de las aguas territoriales españolas. Con su presencia en el Estrecho, el Rey escenificará, una vez más, los deseos de España de que termine la anacrónica situación del Peñón de Gibraltar y aprovechará para felicitar a los hombres del Instituto Armado por su extraordinario trabajo en unos momentos especialmente tensos como los actuales.

Aunque la visita del Rey a Algeciras estaba prevista desde hace varios meses —en concreto, desde antes de Semana Santa—, las circunstancias actuales le han añadido más valor aún por su oportunidad. De hecho, se produce en pleno conflicto entre los pescadores españoles y las autoridades gibraltareñas, después de que éstas les prohibieran faenar en aguas próximas al Peñón como venían haciendo tradicionalmente. Este conflicto ha llegado a provocar incidentes en el mar entre los pesqueros y las patrullas gibraltareñas, en los que ha tenido que intervenir la Guardia Civil para evitar males mayores.

Apoyo a los agentes

Precisamente, la firmeza del Servicio Marítimo del Instituto Armado ha permitido a los pescadores continuar faenando en los caladeros situados en la zona de conflicto, a pesar del hostigamiento al que han sido sometidos por patrulleras de la Policía del Peñón y por embarcaciones de la Royal Navy. En ocasiones, esas maniobras agresivas de los gibraltareños han estado a punto de hacer volcar algún pesquero, lo que habría provocado un incidente de consecuencias imprevisibles.

El viaje de Don Juan Carlos a la Bahía de Algeciras se ha conocido precisamente cuando aún se encuentra de visita en Gibraltar el hijo menor de la Reina Isabel II de Inglaterra, el Príncipe Eduardo, acompañado por su esposa, Sophie Sophie Rhys-Jones. Una visita que ha sido calificada de «desafortunada» por las autoridades españolas y que motivó que el Ministerio de Exteriores convocara al embajador británico, Giles Paxman, para transmitirle el «disgusto y malestar».

La visita de Don Juan Carlos a la Bahía de Algeciras se producirá un mes después de que la Reina cancelara su asistencia al almuerzo ofrecido por Isabel de Inglaterra a todos los Monarcas del mundo para celebrar los sesenta años de su Reinado. El motivo por el que Doña Sofía anuló su viaje a Londres 48 horas antes fueron los roces que habían vuelto a surgir entre España y Reino Unido con motivo de Gibraltar. El detonante fue la ruptura de las negociaciones entre los pescadores españoles y las autoridades gibraltareñas, y el temor a que se produjera algún incidente entre ambos y la Reina se encontrara ante esta incómoda situación sentada a la mesa de Isabel II.

En estos momentos el conflicto pesquero con Gibraltar se encuentra en una situación de calma tensa, después de que la semana pasada se celebrara la primera reunión entre los pescadores de la Bahía de Algeciras y las autoridades del Peñón. Paradójicamente, la postura británica es que las artes de pesca que se utilizan dañan el medio ambiente y por eso se prohíben, y sin embargo se permite el funcionamiento de «gasolineras flotantes» como la que en la madrugada del sábado provocó un nuevo vertido de fuel.

No tensar la cuerda

Los pescadores no son optimistas sobre el resultado de esas negociaciones, si bien por el momento prefieren no tensar la cuerda y no van a ir a faenar a los caladeros hasta que se agoten las conversaciones. Eso sí; si no hay acuerdo, volverán a faenar en la zona, como lo han hecho siempre, protegidos por la Guardia Civil.

El Rey volverá ahora a Algeciras 36 años después de la visita oficial que hizo en 1976, ya que ha sido el Príncipe de Asturias quien ha acudido a esta ciudad con mayor frecuencia en los últimos años. Desde entonces, Don Juan Carlos ha aprovechado cualquier oportunidad —tanto en España como en el viaje que hizo al Reino Unido en 1986— para recordar «el objetivo irrenunciable de buscar la restauración de la integridad territorial».