El vicepresidente segundo del Parlament, José María Espejo Saavedra, (Cs), durante su declaración como testigo en el juicio del 'procés' - EFE
Juicio del «procés»

Los testigos de Cs y PSC delatan el atropello legal en el Parlament

Torrent defiende a Forcadell y avisa: «No vamos a renunciar, volveremos a votar»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lo presenciaron en primera persona, trataron de frenarlo y advirtieron de que era una ilegalidad manifiesta. Pero fueron ignorados y silenciados, a pesar de que representaban a ciudadanos catalanes. Los miembros de la Mesa del Parlament José María Espejo-Saavedra y David Pérez -representantes en este órgano de Ciudadanos y el PSC respectivamente, tanto ahora como en la recta final del «procés» en 2017 -avisaron en directo a Carme Forcadell de que no debían tramitar las leyes de la ruptura, el paso previo y necesario para permitir su debate y aprobación.

Sucedió el 6 y el 7 de septiembre de 2017, cuando los grupos secesionistas sacaron adelante la fingida arquitectura legal del «procés», al margen de la verdadera ley y de la Constitución, en un claro atropello a los derechos de la oposición parlamentaria. Dos jornadas que estremecieron a España. Ambos diputados votaron en contra de la tramitación de las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica, y avisaron de que ambas iniciativas incumplían los mandatos del Tribunal Constitucional, que les había ordenado impedir cualquier paso hacia delante en la dirección del «procés».

Desmontó a Forcadell

«Advertimos con bastante insistencia y vehemencia, dado que era palmario y evidente que se estaban aprobando propuestas contrarias a lo que había ordenado el TC, y que los letrados nos estaban advirtiendo», explicó ayer Espejo-Saavedra, cuyo testimonio retrató la desobediencia, un delito que los acusados aceptan de tácitamente.

El relato conjunto de Espejo-Saavedra y Pérez desmontó la excusa de Forcadell sobre este paso decisivo en el plan ilegal. Ambos diputados explicaron que la Mesa del Parlament -el órgano gubernativo de la cámara autonómica- tiene capacidad para inadmitir una propuesta por su contenido, al deber valorar su encaje en el reglamento, el Estatuto de Autonomía, las leyes y la Constitución. Forcadell aseguró que la Mesa solo puede parar una iniciativa por una carencia formal en su planteamiento, sin poder restringir el debate.

Avalaron la tesis de los representantes de Cs y PSC dos técnicos decisivos en el funcionamiento del Parlament, que también testificaron ayer. El antiguo letrado mayor del Parlament Antoni Bayona y el secretario general de la Cámara Xavier Muro declararon que advirtieron a la Mesa, tanto por escrito como verbalmente, de que la tramitación de las leyes de la ruptura chocaba con las resoluciones del TC. Muro señaló que la Mesa puede rechazar una propuesta cuando contradice de forma «palmaria y evidente» la Constitución. «Había un deber de no admitir y no tramitar», expresó con voz pausada Bayona, uno de los mayores expertos en las reglas del juego del derecho parlamentario.

Torrent: «Yo hubiese hecho exactamente lo mismo»

Con una visión antagónica de los mismos hechos, Roger Torrent repasó el pasado y miró al futuro. El actual presidente del Parlamento de Cataluña, defendió ayer la actuación de su antecesora, Forcadell, como dirigente del plan secesionista ilegal al liderar el «frente» parlamentario del «procés». «Yo hubiese hecho exactamente lo mismo», manifestó Torrent, sobre la tramitación de las leyes de la ruptura, al respaldar la excusa de que solo se puede inadmitir por cuestión de forma. Citado como testigo, Torrent aprovechó para lanzar una aviso: «No renunciaremos nunca, volveremos a votar».