El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, saliendo esta mañana de La Moncloa EFE
Congreso de los Diputados

Rajoy, tras aprobar los Presupuestos: «España lanza un mensaje de credibilidad»

El Congreso da luz verde a las cuentas de 2017

Actualizado:

El Congreso de los Diputados ha dado luz verde, con 176 votos a favor, al proyecto de Presupuestos Generales de 2017. A la salida del hemiciclo, el presidente, Mariano Rajoy, ha mostrado su satisfacción tras haber logrado el acuerdo con siete grupos políticos que han apoyado las cuentas. «Es una buena noticia que España pueda tener Presupuestos. Hoy España da un buen mensaje de credibilidad, estabilidad y confianza», ha señalado a los periodistas.

Rajoy ha resaltado la mejora de la economía en nuestro país y se ha mostrado convencido de que las cuentas serán un instrumento para avanzar en la recuperación y el objetivo de crear empleo. «Estamos satisfechos y continuaremos trabajando», ha dicho el presidente del Gobierno, que en las próximas semanas retomará el contacto con los grupos del Parlamento para empezar a negociar el techo de gasto de 2018.

El debate y votación del dictamen de cuentas se ha producido entre el lunes y hoy. El hemiciclo ha incorporado 44 enmiendas de las miles de modificaciones registradas por la oposición. Todos los cambios aprobados han contado con el apoyo del PP y la mayoría han sido pactados con Nueva Canarias para conseguir el sí del ya apodado «diputado 176»: el portavoz parlamentario de la formación Pedro Quevedo. Al igual que el martes, las cuentas han salido adelante con los apoyos esperados: PP, Ciudadanos, PNV, Foro, UPN, Nueva Canarias y Coalición Canaria.

La aprobación de las nuevas cuentas que se debate desde ayer en el Congreso -el único proyecto indispensable para cualquier Ejecutivo- permite a Rajoy seguir gobernando no solo hasta que acabe el año sino también durante 2018, gracias a la prórroga que, si lo desea, podrá aplicar sobre los nuevos presupuestos.

Un claro mensaje de estabilidad política de cara a los socios europeos y los mercados internacionales, valiosísimo para disipar cualquier posible duda de ingobernabilidad en nuestro país por la fragmentada composición del Parlamento.

Y a nivel interno un balón de oxígeno para ganar fuerza en un momento delicado: justo después de recibir la citación física para comparecer en el juicio Gürtel y antes de ser llamado por el Congreso para dar explicaciones por la misma causa. De fondo, aún pesa el escándalo Lezo y la reprobación en el Pleno del Congreso de su ministro de Justicia, Rafael Catalá, y del Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, y del fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, por considerar que ayudaron a los detenidos en la trama.

Ausencias en el «no»

Teniendo cualquier presupuesto importancia máxima para su Gobierno, estas cuentas tenían así una dosis adicional de utilidad para el PP porque con ningún otro proyecto, La Moncloa podría transmitir los dos mensajes anteriores. El margen mínimo que los populares preveían en la votación, 176 diputados a favor frente a 174 en contra, exigía presencia inexcusable en la bancada del Gobierno y también de sus aliados. De este modo, la portavoz de esta última formación, Ana Oramas, ni siquiera pudo ausentarse en las votaciones pese a haber fallecido su padre en la madrugada del martes en Canarias y hoy ha vuelto a acudir a su escaño. Pero el margen del Gobierno al final ha sido mayor ya que en la bancada contraria se han registrado dos faltas.

Ayer el portavoz en la Comisión Constitucional, Gregorio Cámara, no asistió a las votaciones por el fallecimiento de su hermano y tampoco lo ha hecho hoy. A él se ha unido esta mañana el diputado de Podemos Pedro Arrojo por la fallecimiento de su madre. Una vez que los populares sumaban los apoyos necesarios para sacar las cuentas adelante, tanto el PSOE como Podemos consideró que la asistencia de ambos no era indispensable.

Sin embargo, la votación ha demostrado que las ausencias podían haber sido decisivas ya que en la sección 32, uno de los diputados del «sí» se ha equivocado y ha votado «abstención». Los apoyos que ha recibido esa sección han sido así de 175 contra 173 de manera que de haber asistido esos dos diputados se hubiera producido un empate. El Ejecutivo necesita aprobar cada sección con mayoría y, si no logra este apoyo para una de ellas, todo el proyecto queda rechazado y se devuelve al Gobierno.

La Casa del Rey une a PP y PSOE

Aunque el PSOE se ha negado a negociar y apoyar estos Presupuestos Generales del Estado, ha habido una de las secciones que ha logrado unirles como en ejercicios anteriores. Se trata de la referente al Presupuesto de la Casa del Rey para 2017. Ascenderá a 7,82 millones de euros y ha logrado el apoyo de PP, PSOE, Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias. Han votado en contra Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y EH Bildu.

Tampoco han salido adelante las enmiendas planteadas por todos estos grupos que pretendían que el presupuesto de la Casa del Rey fuera sustituido por un salario similar al del presidente del Gobierno (79.756 euros anuales sin pagas extraordinarias) o que sus miembros estuvieran obligados a presentar declaraciones de bienes y actividades.

Rajoy se equivoca

El resto de la votación ha transcurrido sin más sobresaltos que el rechazo de Rajoy por error a una enmienda de Nueva Canarias pactada con los populares. Pero no tuvo consecuencias prácticas ya que esa modificación fue apoyada por todos los grupos de la Cámara y, por tanto, salió adelante sin más problemas. También se equivocaron el portavoz de Grupo Popular, Rafael Hernando y los diputados socialistas Eduardo Madina y María González Veracruz que votaron en contra de la aprobación del presupuesto de la Casa del Rey, todos ellos por error.

La otra anécdota de la jornada fue la rotura del sillón del portavoz de Economía de Ciudadanos, Toni Roldán, arrojándole al suelo en mitad de la votación de las enmiendas de Podemos al presupuesto de Fomento. Ha tenido que seguir votando de pie hasta que un ujier le ha llevado un escaño nuevo. Poco antes, el diputado del PP Juan Postigo se había caído del suyo tras ceder una de las patas. La coincidencia de ambos accidentes con las carcajadas posteriores de los miembros de la Cámara Baja ha molestado a al presidenta del Congreso, Ana Pastor, que ha recordado a sus señorías que el hemiciclo «no es un circo, con perdón del circo».

Una vez aprobadas por el Pleno las enmiendas parciales, el proyecto de Presupuestos será remitido al Senado donde será debatido y sometido al trámite de enmiendas. No obstante, dada la mayoría absoluta que los populares ostentan en la Cámara Alta al Gobierno no le preocupa este segundo trámite, dado que dispondrá de fuerza necesaria para rechazar todas las enmiendas de la oposición que no quiera introducir. Una vez superada la aprobación del Senado , las cuentas regresarán al Congreso para recibir la aprobación definitiva en una votación tan crucial y ajustada como la de hoy.