Luis Pineda -derecha-, junto a su abogado, Miguel Durán, en la rueda de prensa que ha ofrecido
Luis Pineda -derecha-, junto a su abogado, Miguel Durán, en la rueda de prensa que ha ofrecido - J. CHICOTE
OPERACIÓN NELSON

Pineda acusa al BBVA y a Villarejo de organizar una conspiración para acabar con Ausbanc

En libertad bajo fianza a la espera de juicio, niega haber ofrecido la retirada de la acusación de Manos Limpias contra la Infanta a cambio de dinero y se presenta como víctima de «una banda criminal, una trama de sociópatas»

MadridActualizado:

Un mes después de recuperar la libertad bajo fianza de 200.000 euros, el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, ha dado hoy una rueda de prensa en la que se ha presentado como una víctima de un complot bancario y policial. A su juicio, la operación Nelson, que fue desvelada por ABC y en la que fue detenido junto al líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, y otras personas en abril de 2016, es una «venganza» del BBVA «por denunciar las cláusulas suelo».

Pineda acusa al expresidente de la entidad bancaria, Francisco González, de usar los servicios del excomisario José Manuel Villarejo para acabar con Ausbanc «a cambio de seis millones de euros». «Sabía que pasaría algo, pero nunca pensé que pasara algo tan brutal, tan criminal, tan de sociópatas. Hay una banda criminal que se ha hecho fuerte en la Policía, y ahí está el sumario abierto en la Audiencia Nacional», ha aseverado.

El BBVA está personado como acusación particular, pues fue una de las entidades presuntamente chantajeadas por Ausbanc-Manos Limpias tras negarse a seguir comprando publicidad de la autodenominada asociación de usuarios de banca. La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide para Pineda más de 118 años de cárcel por varios delitos, entre ellos organización criminal, casi 25 para Bernad y 12 para la abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete, que ejerció la acusación en el caso Nóos. El jucio comenzará el próximo 23 de septiembre.

El presidente de Ausbanc ha negado haber ofrecido a La Caixa la retirada de la acusación popular de Manos Limpias contra la Infanta Cristina en el caso Nóos a cambio de entre dos y tres millones de euros, como sostienen la UDEF y la Fiscalía, que se apoyan en las conversaciones telefónicas intervenidas. «Es falso», ha dicho, al tiempo que solo reconoce haber conversado sobre este asunto con Jaume Giró, director de la Fundación La Caixa, «como hacían todos los españoles en esas fechas».

Pese a la línea de defensa de Pineda, que acusó directamente a la Fiscalía de mentir, en las intervenciones telefónicas se le escucha decir a Giró «Jaume, este tema va a pasar por mí», cuando hablan sobre la posible desimputación de la Infanta Cristina, una oferta que era «el tren de nuestras vidas», según aparece en otra de las conversaciones.

Pineda ofrecía su influencia sobre el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad. Así ocurrió con la acusación contra Braulio Medel, expresidente de Unicaja, en el caso de los ERE, que Manos Limpias retiró tras abordar el asunto con el presidente de Ausbanc, organización que recibió en esas fechas un millón de euros de la caja andaluza por patrocinios. Pineda, que ha pasado tres años en prisión preventiva por riesgo de fuga y destrucción de pruebas, a juicio del magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz , negó absolutamente todas las acusaciones en su contra: «Hemos sido las víctimas de un proceso aniquilativo para destruir Ausbanc», insistía un Pineda visiblemente más delgado y muy emocionado cuando hablaba del apoyo de su mujer y sus hijos.

Miguel Durán

Lo acompañó su abogado y anfitrión de la rueda de prensa, Miguel Durán, quien se mostró convencido de que que conseguirá la absolución para su cliente. «Si por algo se ha distinguido Pineda ha sido por resultar pionero en la defensa de los consumidores frente a distintas entidades bancarias», dijo el conocido letrado. Durán anunció que Pineda ejercerá todas las acciones pertinentes «como perjudicado por las ilícitas acciones promovidas por el BBVA, significativamente por su anterior presidente, Francisco González, a través del excomisarrio Villarejo».

El abogado añadió que «tenemos el total convencimiento de que no habrán sido pocos los ilícitos comportamientos que se habrán desarrollado también contra Pineda con ocasión de escuchas ilegales y de otras acciones de corte similar». Por su parte, Luis de las Heras, jefe del área penal del bufete, sostuvo que el jefe de Ausbanc no extorsionó a nadie porque nunca ha usado «violencia ni intimidación».

Está previsto que la Sección 4ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgue a los integrantes de la trama de extorsiones durante varias sesiones repartidas entre los próximos meses de septiembre y octubre. Luis Pineda y sus abogados denunciaron que el tiempo pasado en prisión preventiva «ha perjudicado gravemente su derecho de defensa, amén de vulnerar de forma también gravísima su derecho a la libertad».