El «proyecto estrella» de digitalizar la Audiencia Nacional sume a Justicia en el caos
En noviembre de 2010, Caamaño acudía a supervisar la conversión del papel en formato digital - abc
herencia del gobierno

El «proyecto estrella» de digitalizar la Audiencia Nacional sume a Justicia en el caos

El Ministerio ha apurado plazos para extirpar el papel de los Juzgados de lo Contencioso antes del 20N. El resultado: los funcionarios denuncian el colapso en los procesos, con datos perdidos, cruzados o accesibles para personal no autorizado. Las presiones frenaron «in extremis» aplicarlo en lo Penal

érika montañés
madrid Actualizado:

Funcionarios desbordados, la Red se cae «cada dos por tres» y no funciona el sistema de doble pantalla en un escritorio integrado para magistrados, secretarios judiciales y personal de los Cuerpos de Gestión y Tramitación Procesal. Documentación perdida, datos cruzados entre expedientes, sin un orden correlativo entre las sentencias (con la importancia que esto tiene para Justicia) y un colapso en el sistema judicial de la Audiencia Nacional sin precedentes. Éste es el paisaje casi «de guerra» que deja un paseo por las instalaciones donde se han trasladado recientemente los Juzgados Centrales de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, en la calle Goya, 14 de la capital. Este campo de minas viene sembrado por un proyecto de implantación del expediente judicial electrónico en la Audiencia Nacional hecho «mal, sin los medios necesarios y con prisas» por parte del Ministerio de Justicia, se quejan amargamente algunos de los 600 trabajadores afectados.

El resultado de este sistema caótico se traduce directamente en que los ciudadanos se han visto injustamente tratados, afectados por una demora en los procesos que ha llevado a «incoar (comenzar los trámites legales del proceso), de media, tres demandas en seis meses», algo que antes de iniciarse la digitalización de toda la documentación duraba días.

abc
abc

Se «vende» el proyecto en 2009

Hay que remontarse al otoño de 2009 para entender lo que está sucediendo y lo que denuncian trabajadores a título individual, procuradores, abogados, jueces, secretarios judiciales y personal representado en el STAJ, el sindicato de la Administración de Justicia, que cuenta con unos 4.000 afiliados. El Ministerio de Justicia, con el coruñés Francisco Caamaño al frente, presentaba con el presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, el llamado «expediente digital», cuya primera fase iba a costar unos cuatro millones de euros y tenía que concluir en un año, es decir, hasta octubre de 2010 aproximadamente.

«El colectivo de 600 trabajadores afectados directamente se encuentra desbordado»

¿Qué suponía? Hacer realidad el deseado«papel cero» o eliminación del papel físico en la Justicia. Los miles y miles de folios de procedimientos judiciales que entrasen en la Audiencia Nacional se iban a automatizar, digitalizar y catalogar ya en formato digital. Después se repartiría a la sección correspondiente. Se conectaban, además, los sistemas de gestión procesal (el «Minerva») y el sistema de notificaciones y comunicaciones telemáticas LexNET; es decir, que cualquier trabajador de la Justicia que se pusiera frente al ordenador en estos departamentos y ramas de la Audiencia obtendría la información requerida (inclusive, mediante la firma electrónica para «exterminar» injerencias de personal no autorizado) y se impediría seguir dependiendo del papel. Esto, unido a la nueva Oficina Judicial, eran las «piezas claves para la modernización y la reforma de la Justicia» anclada en el pasado de España, vislumbró un demasiado optimista Caamaño.

«Vendieron el proyecto para hacerse la foto, comenzaron a implantarlo la pasada primavera en la Sala de lo Social que es la que en la Audiencia tiene pocos procesos y vieron que era mucho más costoso y complejo de lo que habían supuesto». Ya fue un pequeño gran «caos», explican a ABC.es las delegadas del STAJ, Emilia Rubio y Elisa Losada.

Apuran plazos antes de las elecciones

No fue hasta marzo de este año 2011 cuando el Gobierno comenzó a apurar plazos en este asunto, consciente de que tenían que completar su «proyecto estrella» en la Justicia -éste es uno de los ejes del Plan Estratégico de Modernización del Sistema de Justicia 2009-2012 de Zapatero- antes de las elecciones generales. El pasado junio, el departamento anunció que se iniciaba la última fase del expediente judicial electrónico, que supondría la implantación de la digitalización masiva en el resto de departamentos de la Audiencia Nacional hasta septiembre. Imposible hacerlo.

El caos es tal que se han demorado durante meses trámites que se hacen en días

Por si fuese poco, la idea era extenderlo gradualmente a los Juzgados Centrales de Instrucción, el Juzgado Central y la Sala de lo Penal, los Juzgados Centrales de Vigilancia Penitenciaria y el Juzgado Central de Menores. También sería turno de todo el inmenso volumen de papeleo de las fiscalías Antidroga, la especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, el Tribunal Supremo, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y los órganos judiciales de las ciudades de León y Burgos. Para hacerse una idea, sirva el dato de que solo en los juzgados de Burgos, Justicia ha de digitalizar trece millones de documentos.

Acceso de terceras personas a datos confidenciales

Se creó el nuevo Servicio Común de Registro, Reparto, Digitalización y Archivo, encargado de recibir, registrar, digitalizar y catalogar en un gestor documental toda la información para que fuese accesible a todos los agentes autorizados para su consulta y tramitación. «No llegaban a los plazos, así que se subcontrató a una empresa externa que hasta hace unos días seguía manejando documentos a los que solo puede acceder el personal cualificado y autorizado», lamentan las delegadas del STAJ. Lo grave de esa situación se ha denunciado incluso ante la Agencia de Protección de Datos, porque esas personas ajenas a Justicia tienen acceso a nombres, fechas y datos de ciudadanos implicados en procesos judiciales privados y confidenciales.

ministerio justicia
ministerio justicia

Ese Servicio Común se ha instalado en la calle Goya, número 14, donde en septiembre se ubicaron también los Juzgados Centrales de lo Contencioso trasladados desde Gran Vía, en Madrid. Como citábamos, Justicia quería extender posteriormente el despliegue a toda la rama penal importantísima (delitos de terrorismo, genocidio, vigilancia penitenciaria y causas universales, incluidos) de la Audiencia Nacional, pero este paso solo «se ha conseguido frenar tras dos meses de negociación, con numerosas presiones de los jueces y sindicatos, reuniones hasta con el presidente de la Audiencia Nacional y diversos encuentros extraoficiales», cuenta Rubio, este mismo noviembre. STAJ también ha denunciado la situación en la que se encuentran ante el secretario de Estado del Ministerio de Justicia, el Defensor del Pueblo (al que se han reportado, incluso, las firmas de los funcionarios perjudicados por la situación «de colapso») y la Dirección General de Modernización del Ministerio de Justicia, a cargo de José de la Mata, documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

Situaciones cruzadas de presos y otras causas

«La situación es tan extrema, tan caótica que se han visto obligados a paralizar este mismo mes de las elecciones el expediente digital en la rama penal de la Audiencia», comenta Losada. Aunque en un principio también salpicó a estos procedimientos trascendentales, hasta el punto de que se cruzaron y mezclaron peticiones de excarcelaciones o de medidas de vigilancia penitenciaria para algunos presos, se perdieron otros expedientes y se generó un retraso ímprobo en numerosas causas. «Todo empantanado» es como lo resumen algunos trabajadores del edificio de Goya.

Al principio se mezclaron y perdieron datos de reos y expedientes de vigilancia penitenciaria

«El proyecto del papel cero es maravilloso. Todos lo queremos, pero bien hecho.Entendemos que Justicia tendría que haber desarrollado un proyecto piloto, con una digitalización que no fuera tan masiva, y después propagarla sucesivamente» al resto de vectores de la Audiencia, protesta Losada. «No se puede vender algo así, hacerse la foto, no reconocer que se ha hecho mal, y hacerlo a cualquier precio perjudicando al ciudadano», agrega la portavoz del STAJ, Emilia Rubio.

Un nuevo frente para el Ejecutivo de Rajoy

Así que la «patata caliente» le cae ahora al nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. Se le abre el frente a un «partido al que le importa la Justicia», opina Rubio, pero que tiene que resolver un proyecto que parece poco y mal implantado y que costará mucho más dinero en un momento económico delicado para el país.