Eugenio Pino en una imagen de archivo
Eugenio Pino en una imagen de archivo - EFE

El juez retira el pasaporte y prohíbe salir de España al ex número dos de la Policía investigado en Kitchen

García Castellón le investiga por los delitos de prevaricación, malversación de fondos públicos y cohecho y le exime de comparecer cada 15 días en el juzgado

MadridActualizado:

El ex número 2 de la Policía Eugenio Pino no podrá salir de España y deberá entregar su pasaporte en la Audiencia Nacional por orden del juuez instructor del caso Villarejo, Manuel García Castellón. Esta es la primera de las consecuencias de la declaración prestada ayer por el comisario jubilado dentro de la pieza abierta por la operación Kitchen, en la que se investiga el espionaje supuestamente ordenado por Interior y pagado con fondos públicos al que fuera tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas. El objetivo era, al parecer, robarle documentación comprometida para esa formación y alguno de sus principales dirigentes.

García Castellón investiga a Eugenio Pino por los delitos de prevaricación, malversación de fonfos públicos y cohecho, y las declaraciones del jefe de la trama policial investigada, José Manuel Villarejo, le sitúan como una de las personas que ordenó el espionaje. Él, sin embargo, dice que el objetivo de esa investigación, que aseguró que era «totalmente legal», era localizar los fondos ocultos que guardaba Bárcenas.

Pino compareció este martes por la pieza secreta en la que se investiga esta operación, supuestamente diseñada desde el Ministerio del Interior en 2013 para sustraer documentos al extesorero del PP Luis Bárcenas a manos de su chófer.

Al término de su declaración los fiscales del caso pidieron al juez que se le impusieran comparecencias quinquenales ante el juzgado, la retirada del pasaporte y la prohibición de abandonar España al ex director adjunto operativo (DAO) de la Policía en la etapa de Jorge Fernández Díaz, aunque el magistrado aún no ha resuelto sobre esas peticiones.

El juez ha rechazado por tanto imponerle esas comparecencias quincenales y ha accedido a prohibirle salir del país. Es la primera vez que un juez impone a Pino medidas cautelares para evitar que pueda sustraerse de la acción de la justicia.

La semana pasada declararon también por estos hechos ante el juez el excomisario José Villarejo y el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Enrique García Castaño, el Gordo, quienes defendieron la legalidad de la Operación Kitchen.

Ambos señalaron que actuaron por órdenes de Pino, quien aseguró que la Operación Kitchen no existió, apoyando la versión de que se trató de un dispositivo judicial para vigilar a Bárcenas tras conocerse que acumulaba una gran fortuna en Suiza, informa Efe.

La de ayer fue la segunda vez que Pino declaraba en la Audiencia Nacional, donde compareció en febrero de 2017 sobre un «pendrive» con información de la familia Pujol de origen dudoso, un caso por el que está procesado en un juzgado de Madrid de delitos de revelación de secretos, fraude procesal y falso testimonio.