Jordi Cuixart, la industria del independentismo

Empresario que empezó de cero, lidera una organización de 50.000 socios que pasó de la promoción cultural a la política

BarcelonaActualizado:

Jordi Cuixart i Navarro (Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona, 1975) se define como un empresario de izquierdas, y al igual que sucedió con el nombramiento de Jordi Sánchez al frente de la ANC, su designación se leyó en clave de intento de acercamiento del mundo independentista a los «comunes», soberanistas por principios pero secesionistas según el día.

Cuixart, nacido en la muy popular Santa Perpètua, es hijo de una carnicera nacida en Murcia y de un obrero de Badalona, nada que ver con el perfil de burgueses ilustrados que está en el nacimiento de Òmnium Cultural, entidad fundada en 1961, en pleno franquismo, para defender la lengua y la cultura catalana.

Sin haber acabado los estudios de BUP, Cuixart fundó su propia empresa a los 29 años, una firma de embalajes que luego le llevaría también a implicarse en la asociación de empresarios «indepes» FemCat. La web «El Nacional» señala que fue «insumiso» al ser llamado a hacer la «mili», una medalla que casa con su perfil de activista. Después del periodo en el que la ANC y Òmnium las pilotaron las «tietes» del independentismo –Carme Forcadell y la fallecida Muriel Casals– los «jordis», Sánchez y Cuixart, cogieron las riendas de unas organizaciones (55.000 socios en el caso de Òmnium) que son el brazo civil del soberanismo. Su perfil de izquierdas, también el de Casals, han puesto a Òmnium en una posición de cierta equidistancia entre los partidos independentistas, en contraste con una ANC que muchos ven bajo la tutela directa de JpS, particularmente el PDECat. Òmnium, que de entidad cultural pasó a la agitación política, se ha plegado en cualquier caso como la ANC a la estrategia de Puigdemont.

Las caras largas de Sánchez y Cuixart el pasado sábado en el Parlament eran las de quienes comienzan a entender que la carrera se termina.