Miquel Iceta, candidato del PSC a la Generalitat
Miquel Iceta, candidato del PSC a la Generalitat - EFE

Elecciones CataluñaIceta se compromete a una legislatura corta si no logra llegar a acuerdos con Rajoy

En el PSC se enmarca esta propuesta con una doble estrategia: lograr ablandar posiciones de cara a una investidura y presionar al Gobierno para que cumpla con las demandas de Cataluña

BarcelonaActualizado:

El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Miquel Iceta, se ha comprometido este miércoles a abandonar el cargo si tras un plazo de dos años su apuesta por «el diálogo, la negociación y el pacto» no se traducen en «resultados».

En declaraciones a Rac1, Iceta ha reconocido que a él no le gusta «poner plazos tasados», pero entienden en el PSC que su estrategia se vería muy dañada si no se obtienen «frutos» tangibles. «Si en dos años la vía del diálogo, la negociación y el pacto no ha producido frutos, no podría seguir como presidente. Yo me la juego», ha dicho Iceta.

«Hemos dicho durante mucho tiempo que la vía unilateral no llevaba a ningún lugar, y creo que el tiempo nos ha dado la razón. Ahora no queremos jugar con ventaja. Y si decimos que la otra vía es buena, la otra vía también debe ofrecer resultados en un plazo razonable. Y, si no, entonces nosotros no podemos seguir gobernando, porque de alguna manera habremos defraudado las expectativas que habrá puesto la gente en nosotros», ha señalado hoy Iceta.

Con la mayor parte de las encuestas señalando que su ascenso respecto a 2015 no es suficiente para pelear la victoria electoral, Iceta pone encima de la mesa una posibilidad que los estrategas del PSC se guardaban desde hace días. Es una apuesta que tiene varios objetivos, según explican en privado.

Lo primero es lograr la investidura. La fórmula de Iceta precisa en primer término que ninguno de los dos grandes bloques sume. Entonces el PSC, que entiende que habrá que reposar unos días los resultados, se ofrecería como alternativa para intentar la investidura. Los socialistas destacan su preferencia por «separar la investidura del gobierno», aseguran. Y aunque Iceta es una persona partidaria de los gobiernos de coalición entienden que articular esa suma en un Govern sería muy complejo. Su apuesta es un gobierno de su partido con figuras independientes. Y jugárselo todo en el Parlament en cada votación. Creen en el PSC que en esa situación de excepcionalidad, y con la sombra de la repetición electoral planeando, ofrecer una legislatura corta podría ablandar los vetos cruzados.

Y para salvar esa realidad parlamentaria Iceta cree que necesita ofrecer de inmediato un balance de gestión que le otorgue la legitimidad y la estabilidad que los votos no le darán. Pero esta apuesta de Iceta incluye un aviso al Gobierno de España: o se satisfacen buena parte de las demandas de Cataluña o el escenario electoral y la incertidumbre volverán.

Sería por tanto una forma de presionar a Rajoy. El PSC ha asumido todas las demandas que Mas y Puigdemont plantearon en Moncloa, a excepción del referéndum. «Si no hubiera compromisos o avances en reformas para resolver el problema se deberían convocar elecciones», aseguran desde los socialistas. «Si no hay acuerdo en esos dos años, nos vamos a quedar colgados de la brocha», insisten.

«Si decimos a los independentistas que fuera de la ley no se puede hacer nada y nosotros hacemos un acuerdo y el bloqueo del PP demuestra que tampoco... mal. Sólo podrá desaparecer el independentismo si hay una alternativa que produce efectos y cambios tangibles. En financiación, demandas pendientes... No es aceptable alargar las cosas más allá de este plazo», aseguran desde el PSC.