Un guardia civil en Alsasua
Un guardia civil en Alsasua - JAIME GARCÍA

La Audiencia Nacional investigará la agresión en Alsasua por un delito de terrorismo

La juez pide que se identifique a quienes participaron en la rueda de prensa que desmentía la versión oficial

Pamplona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, se ha declarado competente para investigar la agresión a dos guardias civiles el pasado sábado 15 de octubre en la localidad navarra de Alsasua.

La juez alega que puede tratarse de un delito de terrorismo ya que «se trata de graves hechos delictivos contra la integridad física de miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad realizados con el propósito de atemorizar a colectivos que no comparten sus ideas y generando una grande alteración para la paz pública».

Esta intención podría enmarcarse, según el fiscal, en la exigencia de «la expulsión de Euskadi de la Guardia Civil», recogida en la Alternativa KAS, para que ETA abandonara el uso de las armas. En el mismo auto, y recogiendo el escrito del fiscal conocido ayer, la juez recuerda que esta misma exigencia fue adoptada en la Alternativa Democrática de los partidos abertzales posteriormente ilegalizados precisamente por recoger la exigencia de ETA.

Considera que esta acción podría encajar en la definición de terrorismo que realizó el Tribunal Supremo en 2009, que se amparaba, a su vez, en la definición de terrorismo que realizó la ONU en 1999. Según esta sentencia, el objetivo del terrorismo sería «intimidar gravemente a la población, obligar indebidamente a los poderes públicos o a una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo y desestabilizar gravemente o destruir las estructuras fundamentales políticas, constitucionales, económicas o sociales de un país u organización internacional».

Por todo ello, la juez Lamela pide a la Guardia Civil que realice un informe sobre la campaña de acoso que sus agentes sufren en Navarra y más concretamente en la localidad de Alsasua.

Además, la juez pide que se identifiquen a las personas que participaron en la rueda de prensa celebrada el pasado lunes 17 de octubre en la que se desmintió «colectivamente» la versión oficial de la agresión.

Finalmente, solicita tanto al juzgado de Pamplona que el sábado 15 estaba de guardia como a la Policía Foral que traslade todas las actuaciones practicadas con motivo de tales hechos.