Así disparó la gran banca su beneficio en 2018

BBVA experimentó el mayor incremento de su beneficio neto con un alza del 51,3%

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Si hay un sector que es ajeno a las turbulencias, por fuertes que sean, es el de la banca. Las entidades financieras soportaron en 2018 reveses judiciales y administrativos, al tiempo que la economía se desaceleraba. Pero el balance del año dejó unos resultados empresariales mejores que los de 2017. Si en ese ejercicio la gran banca -Ibex 35- registró un beneficio neto de 13.623,5 millones, en 2018 la cifra aumentó hasta los 16.676,5 millones. Un alza del 22,4%, con casi todos los bancos en crecimiento interanual.

Bankia, BBVA, Banco Santander, Caixabank y Bankinter se apuntaron crecimientos en sus beneficios. Todos ellos, en mayor o menor medida, mejoraron sus resultados de 2017. La única excepción la protagonizó Banco Sabadell, que pese a ganar 328,1 millones, su beneficio neto cayó un 54% por la filial británica TSB y el saneamiento de su balance.

«Los resultados del sector financiero español continúan en la línea de mejora observada ya en años anteriores, derivada tanto de la mejora progresiva de la morosidad y del incremento de la demanda de crédito (todo ello consecuencia de la mejora del entorno económico y la creación de empleo) como de los esfuerzos realizados para la contención de costes», señala Francisco Uría, socio responsable del Sector Bancario de KPMG en EMEA. Un cúmulo de acontecimientos que hacen que la banca saque pecho para continuar con su expansión. Sin importar, por ejemplo el lío de las hipotecas en el Tribunal Supremo del último trimestre o el retraso de la subida de tipos del Banco Central Europeo (BCE).

Asimismo, Uría señala que «la implementación progresiva de la nueva regulación financiero también está teniendo incidencia a la hora de restar brillantez a los resultados bancarios». En referencia a la nueva ley hipotecaria, que incluirá mayores exigencias a las entidades financieras.

Tampoco hay que olvidarse de acontecimientos extraordinarios, como es TSB en Sabadell o la venta del negocio en Chile para BBVA. Desde KPMG valoran muy positivamente que los bancos prosiguieron a buen ritmo con la venta de sus carteras de créditos dudosos, sin excepción en este caso. «Puede tener un efecto coyuntural negativo en la cuenta de resultados, aunque a largo plazo implican una clara mejora de la situación de la entidad», dice el experto de la consultora.

Así las cosas, la gran banca experimentó un aumento de beneficios del 22,4% en un año más que negativo en Bolsa. El Ibex 35 perdió un 15% en 2018 y las entidades del parqué español se dejaron más de 50.000 millones de capitalización. Aun así, los expertos confían en que podrán recuperar el terreno perdido. «Seguirán mejorando la cuenta de resultados por la continuada mejora de la economía y el empleo y continuará produciéndose un efecto positivo derivado de la contención de costes», asegura Uría. Clima favorable a la vista.