La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, y el consejero delegado del grupo, José Antonio Álvarez
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, y el consejero delegado del grupo, José Antonio Álvarez - AFP

El Santander gana 7.810 millones, un 18% más, al reducir costes y saneamientos

Los resultados del grupo en España tras integrar el Popular y en Brasil impulsan también los beneficios del banco

MADRIDActualizado:

El Santander ha ganado en 2018, ejercicio en el que cierra su último plan trienal, un total de 7.810 millones de euros, un 18% más que un año antes. Los resultados en sus dos principales mercados, Brasil y España, pero sobre todo la reducción de los gastos y de los saneamientos han permitido a la entidad presidida por Ana Botín compensar el impacto de la depreciación de las divisas en las cuentas.

La desfavorable evolución del tipo de cambio en algunos países en los que opera, básicamente iberoamericanos, hace que el primer grupo bancario español registre crecimiento tímidos de los ingresos. Así, por ejemplo, el margen de intereses y los ingresos totales (margen bruto) del Santander avanzan solo un 0,1%, a 34.341 y 48.424 millones respectivamente; la facturación por comisiones incluso cae un 1%, a 11.507 millones, y el margen neto crece un 0,7%, hasta 25,645 millones. Sin el efecto del tipo de cambio, esas cuatro partidas crecen entre el 8% y el 10% cada una.

Eso sí, el banco, que integró el Popular tras absorberlo en 2017 e hizo un ERE de más de 1.000 empleados en sus servicios centrales, redujo sus gastos de explotación en doce meses un 0,6%, a 22.779 millones. A ello hay que sumar la mejora de la calidad crediticia del grupo: la tasa de morosidad del banco bajó al 3,73%, lo que ha permitido al Santander reducir notablemente su volumen de dotaciones y provisiones, principal motor de los beneficios de grupo el pasado ejercicio.

La integración del negocio del Popular, que este año implicará un nuevo ajuste de empleo para reestructurar lar de oficinas, ha impulsado los ingresos del banco en España, su segundo mercado tras Brasil, un 15,1%, a 7.894 millones de euros, con crecimientos del 15,2% y del 12,8% del margen de intermediación y de las comisiones respectivamente. Esto ha permitido al banco cerrar el ejercicio en España con un beneficio de 1.458 millones, un 28,1% más, a pesar de que aumentaron los costes e hizo un cargo extraordinario de 280 millones por la fusión del Popular, cuantía en todo caso inferior a la hecha en 2017.

En Brasil la entidad ganó 2.605 millones, un 2,4% más, aunque descontando la depreciación del real brasileño ese incremento hubiese sido del 22,3%. De hecho, el tipo de cambio empaña la cifra de negocio del grupo, pese a la mejora de la actividad comercial. El margen de intereses cae un 3,2%, las comisiones casi un 4% y la facturación total un 6,5%, aunque a tipo constante mejoran un 15,7%, un 14,8% y un 11,7% respectivamente. Es por tanto la reducción de costes y saneamientos lo que permite al Santander mejorar sus resultados en su primer mercado.

Peor comportamiento registra también la filial británica del grupo, Santander UK, con una caída del beneficio del 9,1%, a 1.362 millones de euros, afectada no solo por la depreciación de la libra a raíz del Brexit, sino también por la fuerte competencia en ese mercado y el entorno regulatorio. El margen de intereses cae un 5,2%, a 4.136 millones y la mejora en la facturación por comisiones (+2%, a 1.023 millones) no evita que los ingresos totales caigan también un 5,2%, a 5.420 millones. Además, los gastos del banco se incrementan un 4,7%.

"2018 ha sido un año excelente para el grupo", ha dicho Botín en un comunicado, resaltando que el Santander ha completado "con éxito" su último plan estratégico a tres años, que será reemplazado por otro que, tras el retraso sufrido al haber parado el nombramiento de Andrea Orcel como consejero delegado del banco, presentará en abril.