Carlos Torres Vila anuncia «absoluto rigor y diligencia» tras la investigación interna sobre el caso Villarejo - IGNACIO GIL/ Vídeo: BBVA

BBVA no tomará medidas por las escuchas de Villarejo hasta que termine su investigación interna

La entidad ganó 5.324 millones de euros, un 51,3% más, gracias a las plusvalías por la venta de su filial en Chile y pese al negocio en Turquía

MadridActualizado:

Carlos Torres vincula el posible cese de Francisco González como presidente de honor de BBVA y su fundación a los resultados de la investigación interna está llevando a cabo sobre las escuchas ilegales que el excomisario José Manuel Villarejo hizo para la entidad supuestamente por encargo del expresidente del grupo. "El banco actuará con absoluto rigor y diligencia, y en este sentido es muy importante que dejemos que la investigación haga su trabajo", ha dicho el nuevo presidente de BBVA y sucesor de González.

BBVA puso en marcha en junio del año pasado una investigación interna sobre los trabajos de la empresa de Villarejo, Cenyt, para el banco entre 2004 y 2005 supuestamente con el fin pde neutralizar el intento de Sacyr de quitar a González de la presidencia. En ese marco, se habrían pinchado 15.000 llamadas telefónicas, incluidas las de altos cargos del Gobierno, la CNMV y empresarios. Esa investigación fue reforzada con una investigación externa que llevan a cabo Pwc y los despachos de abogados Garrigues y Uría Menéndez.

El Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de España vienen pidiendo públicamente a la entidad que acelere esa investigación y aclare lo sucedido cuanto antes. Sin embargo, el consejo de aministración celebrado ayer evitó tomar medidas adicionales, como el posible cese de González, y se limitó a aprobar las cuentas anuales correspondientes a 2018, cuya presentación queda empañada por este aunto.

BBVA ganó el año pasado 5.324 millones de euros, un 51,3% más que en 2017, a pesar del impacto negativo en los resultados que tuvo la depreciación de las monedas de algunos países en los que opera, fundamentalmente Turquía. A ello hay que sumar un deterioro de 266 millones por la hiperinflación en Argentina. La entidad presidida por Torres pudo compensar ambos impactos gracias a la plusvalía de 633 millones generada con la venta de su filial en Chile; sin ella, las ganancias del grupo hubiesen crecido igualmente con fuerza, un 33,3%, a 4.691 millones.

Esa evolución desafavorable de los tipos de cambio deslucen en todo la cuenta de resultados en cuanto a evolución de los ingresos y lor márgenes. A pesar del buen comportamiento comercial, la devaluación de las divisas hace caer un 0,9% el margen de intereses del grupo, a 17.591 millones; un 0,8% la facturación por comisiones, a 4.879 millones, y un 6% los ingresos totales, 23.747 millones, lastrados también por un fuerte descenso de los resultados por operaciones financieras y los ingresos por dividendos. Sin el efecto del tipo de cambio, el margen de intermediación crece casi un 11%, las comisiones un 9% y el margen bruto un 4,3%.

El gran lastre en este sentido fue el negocio del banco en Turquía, donde opera a través de Garanti. La depreciación de la lira turca situó todas las líneas de ingresos en negativo, a pesar de que la actividad comercial fue buena y sin el efecto divisa los ingresos recurrentes aumentaron más de un 30%. Sin embargo, los resultados reflejan una caída del beneficio en ese país del 31%, a 569 millones de euros. El motor de los resultados de BBVA sigue siendo México, su principal mercado con el 41% de las ganancias: allí ganó 2.384 millones, un 9% más. Y en Estados Unidos, que ya representa el 12,6% de los resultados, obtuvo 735 millones, un 51,3% más.

El negocio de BBVA en España recupera peso sobre los beneficios totales del grupo, y supone ahora mismo el 24,8% de los resultados. Sin embargo, los bajos tipos de interés y la debilidad de la demanda lastran aún el negocio recurrente del banco, de forma que tanto el margen de intereses (-1,8%) como los ingresos totales (-3,8%) caen y se compensan con mayores ingresos por comisiones (+7,7%), reducción de gastos (-3,8%) y un fuerte descenso de las provisiones y saneamientos gracias a la limpiez del balance ya hecha. Eso permite al banco presentar una mejora de los beneficios en España de 10,8%, a 1.522 millones de euros.