Xavi Hernández, durante una rueda de prensa en Gerona en 2016
Xavi Hernández, durante una rueda de prensa en Gerona en 2016 - EFE
Internacional

Xavi: «Es cierto que en Qatar no hay democracia, pero la gente es feliz»

El exjugador del Barça cree que la situación política en España «clama al cielo»: «Hay un déficit democrático del Gobierno»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Xavi Hernández, exjugador del Barcelona y de la selección española, se ha vuelto a referir a la situación política en Cataluña tras la celebración de las elecciones autonómicas del 21-D.

En una entrevista en La Vanguardia, publicada antes del clásico entre el Real Madrid y el Barcelona, el actual jugador del Al Sadd qatarí reitera que un referéndum de autodeterminación sería la mejor solución posible al conflicto, y sostiene que la situación en España «clama al cielo»: «Ha habido tensión, la gente ha salido a la calle y yo he decidido postularme. No a favor de la independencia, sino a favor del derecho a decidir. ¿Por qué? Por las piedras que nos han ido poniendo a los catalanes. ¿Por qué la violencia el día 1 de octubre? ¿Por qué el artículo 155? ¿Por qué los presos políticos? Hemos votado otra vez y hay una mayoría clara que quiere el referéndum. A veces pienso, ‘Xavi, si hablas te van a criticar en Madrid’, pero es que tengo que hacerlo, la situación clama al cielo. Chicos, sólo se está pidiendo un referéndum. Hay un déficit democrático del Gobierno».

«¿Por qué la violencia el día 1 de octubre? ¿Por qué el artículo 155? ¿Por qué los presos políticos?»

Para Xavi no hay contradicción en sus palabras pese a vivir en Qatar, un regimen en el que la democracia es una quimera: «Mi país no es Qatar. Es cierto que no hay un régimen democrático, pero la gente es feliz. Están encantados con la familia real, llevan sus fotografías en el coche, les dan un sueldo por ser de allí, cuidan a sus ciudadanos...».

Tan feliz se declara el centrocampista internacional en el país asiático que asegura querer estar allí muchos años: «Mi familia está muy a gusto. El príncipe quiere que me dedique a entrenar allí y lo haré. Primero a algún club y después, si todo va bien, de asistente en la selección y después quizás seleccionador».