Los investigadores taladraron un orificio de 1.060 metros de profundidad para acceder al agua del lago Whillans, en la Antártida
Los investigadores taladraron un orificio de 1.060 metros de profundidad para acceder al agua del lago Whillans, en la Antártida - Kathy Kasic/salsa-antarctica.org

Encuentran formas de vida desconocidas bajo un kilómetro de hielo en la Antártida

Investigadores han hallado altas concentraciones de bacterias en un lago subglacial, a pesar de la oscuridad, las bajas temperaturas y las altas presiones

MADRIDActualizado:

Resulta sorprendente lo poco que sabemos sobre los seres vivos. No solo porque solo conozcamos menos de la milésima parte del uno por ciento de todas las especies, ni tan siquiera porque recientemente se constatara que existe un inmenso mundo perdido de microbios en las profundidades de la corteza del planeta. Además de eso, apenas hemos comenzado a explorar los lagos subglaciales de la Antártida, que acumulan el 7 por ciento del agua de todos los lagos, y que hemos visto que están habitados por microbios poco conocidos. Pero eso no es todo. El futuro podría ser todavía más sorprendente. Hemos descubierto que la inmensa mayoría del agua del Sistema Solar está bajo el hielo de las lunas heladas, como Encélado o Europa, en enormes océanos fríos y salados. O, incluso, en lagos subglaciales marcianos. ¿Estarán estos lugares habitados por alienígenas?

Una forma de comenzar a averiguarlo es explorar los lagos que existen bajo el hielo, aquí en la Tierra. En 1999, el investigador John Priscu, de la Universidad Estatal de Montana, en Bozeman (EE.UU.), dirigió una investigación que sorprendió al mundo al hallar vida en el hielo de la Antártida, a 3.600 metros de profundidad, apenas cientos de metros por encima del lago Vostok, el sexto lago con más volumen del planeta. En 2013, una expedición dirigida por este investigador logró perforar el hielo y alcanzar el agua del lago Whillans, a 800 metros de profundidad, y encontrar la presencia de multitud de microbios. Ya este miércoles, Priscu volvió a Estados Unidos después de perforar el hielo sobre el lago Mercer, a 600 kilómetros del polo sur, y de encontrar una gran abundancia de microorganismos en su agua. Los trabajos de esta última expedición serán fundamentales para entender cómo es la vida bajo la Antártida, y cómo podría ser en mundos como Encélado o Europa.

«Todavía tenemos muchos datos que procesar, pero puedo decir que estamos encantados de comprobar que el lago alberga alrededor de 10.000 bacterias por mililitro de agua», ha explicado Priscu a ABC. Además de investigador en la Universidad Estatal de Montana, dirige el equipo « Subglacial Antarctic Lakes Scientific Access» (SALSA), para estudiar los lagos subglaciales.

Ubicación del lago Mercer
Ubicación del lago Mercer - Wikipedia

Aunque en el agua de los océanos puede haber 100 veces más microorganismos, es sorprendente que la vida sea tan abundante en este mundo perdido situado bajo una corteza de hielo de kilómetros de espesor, sumido en la oscuridad, el frío y las altas presiones. ¿Por qué debería importarnos? Porque esto indica que hay muchos seres vivos viviendo bajo el hielo de la Antártida, un continente una vez y media más extenso que Estados Unidos y que alberga más de 400 lagos subglaciales. También nos dice que la vida podría ser capaz de existir en Marte o en las lunas heladas del Sistema Solar, y que quizás deberíamos mandar naves para buscarla.

¿Qué vive bajo el hielo de la Antártida?

En el lago Mercer las bacterias son tan abundantes que, según Priscu, es incluso posible que haya animales, como tardígrados (también conocidos como osos de agua): «Vamos a echar un buen vistazo en busca de organismos superiores, como animales... Pero no lo averiguaremos hasta dentro de un par de meses», ha dicho en una entrevista para Livescience.

Muestras de agua extraídas del lago Whillan, en la Antártida
Muestras de agua extraídas del lago Whillan, en la Antártida - Salsa-antarctica.org

Además de eso, los investigadores están haciendo estudios para comparar las características de los dos únicos lagos subglaciales explorados en la Antártida, el Whillans y el Mercer. En concreto, en esta última ocasión extrajeron testigos de sedimentos, analizaron la naturaleza de la materia orgánica y estudiaron la presencia de metano, entre otras cosas.

Un pozo de un kilómetro de profundidad

Hacer esta investigación ha sido muy difícil: «No nos metimos en este negocio porque fuera fácil», ha reconocido John Priscu. Un equipo de 25 científicos se desplazó a la Antártida para hacer un pozo de 30 centímetros de diámetro y 1.068 metros de profundidad en el hielo. «Hicieron falta casi cuatro días para poner el taladro a funcionar y realmente pensamos que no íbamos a lograrlo», ha recordado el investigador. Finalmente, lograron recoger 60 litros de agua del lago, que se encontraron a una temperatura de -0,6 ºC, y perforar los sedimentos de la corteza continental situada debajo, en la parte inferior de una capa de agua de 15 metros. Por último, introdujeron un rover de exploración y tomaron imágenes en la oscuridad.

Aunque la investigación aún está en sus fases iniciales, los científicos ya han descubierto varios hechos sorprendentes. Por ejemplo, que el agua tiene altas concentraciones de gas y de burbujas, y que en los sedimentos hay micro-fósiles que indican que el océano invadió el área hace más de un millón de años.

Un mundo de ríos y lagos bajo el hielo

En general, Priscu considera que el complejo de 400 lagos que existe en la Antártida forman un ecosistema único, situado entre el hielo y la corteza continental. «Siempre he propuesto que toda la placa de hielo es como un gran humedal, con ríos y lagos», dijo Priscu en Livescience. Algunos ríos tienen un área mayor que el Amazonas, aunque con menos agua», añadió.

Bajo la Antártida existe un mundo de lagos y ríos
Bajo la Antártida existe un mundo de lagos y ríos - Sebastian Göller

Paradójicamente, si la superficie de la Antártida es el lugar más frío y seco del planeta, su interior es también la mayor reserva de agua dulce de la Tierra, con el 70 por ciento de toda ella. «Sencillamente, no tiene sentido que no haya vida ahí abajo. Y ahora lo hemos demostrado», según Priscu. Y no solo eso: este lugar es también, en opinión de este investigador, «el mejor análogo para nuestros trabajos en el Sistema Solar». Esto será crucial para entender, por ejemplo, qué tipo de vida existe o existió en Marte.

Con todo, las profundidades de la Antártida se conocen menos que el propio planeta Marte. Quizás por eso una de las cosas más esperadas es explorar el lago Vostok. Esta inmensa masa de agua, de 5.400 kilómetros cúbicos y 1.000 metros de profundidad, está situada bajo una capa de hielo de cuatro kilómetros. Se trata, además, de una zona muy elevada cuyas temperaturas medias son de -55 ºC. Por ello, perforarla no será fácil ni barato. «Harán falta importantes preguntas científicas para conseguir financiación. Ahora mismo necesitamos ir poco a poco. Una vez que procesemos los datos de los lagos Mercer y Whilland, daremos el próximo paso», ha dicho John Priscu.