Dos estudios independientes estudian la posibilidad de que los volcanes de la India acabasen con los dinosaurios
Dos estudios independientes estudian la posibilidad de que los volcanes de la India acabasen con los dinosaurios - Fotolia

¿Acabó con los dinosaurios una colosal erupción volcánica en la India?

Dos nuevos estudios sugieren que, además del famoso meteorito de México, los volcanes de la India provocaron la extinción masiva ocurrida hace 66 millones de años en la Tierra

MadridActualizado:

Hace 66 millones de años, una roca de unos 12 km de diámetro cruzó el cielo e impactó contra lo que hoy es la Península del Yucatán, en México. Con una potencia 10.000 veces superior a todo el arsenal atómico moderno, el choque desencadenó una serie de acontecimientos fatales que provocaron el fin de la mayoría de las especies que entonces poblaban la Tierra, incluidos los dinosaurios. Uno de esos desastres concatenados pudo ocurrir al otro lado del mundo, casi directamente enfrente del Mar Caribe. Dos estudios publicados este jueves en la revista «Science» sugieren que el meteorito también causó masivas erupciones volcánicas en la India. Eso sí, los autores no tienen claro hasta qué punto las dos catástrofes contribuyeron a la extinción masiva.

Ambos estudios realizan sus investigaciones sobre las conocidas como Escaleras de Decán, en India. Originadas hace entre 60 y 68 millones de años (coincidiendo con la desaparición de los dinosaurios), se crearon por fuertes erupciones que durante millones de años arrojaron flujos de lava a distancias de al menos 500 kilómetros a lo largo del continente indio, creando las llamadas inundaciones de basaltos o escaleras de Decán, que en algunos lugares tienen un espesor de casi 2 kilómetros. Los dos estudios afirman que este fenómeno geológico tuvo que ver en la extinción; sin embargo, difieren en el estallido y la importancia en episodio que supuso el fin de los dinosaurios.

Coincidiendo con el meteorito

En uno de los estudios publicados y liderado por Blair Schoene, de la Universidad de Princeton (EE.UU.), sostiene que las erupciones ocurrieron decenas de miles de años antes del gran asteriode. Estudiando un método de datación que toma como referencia el ritmo al que el uranio se va desintegrando por procesos radiactivos para convertirse en plomo, descubrieron cuatro periodos eruptivos. «De acuerdo con este modelo, las tasas máximas de erupción se produjeron antes y después de la extinción de los dinosaurios, y uno de estos impulsos inició decenas de miles de años antes del impacto de bólido y la extinción», afirma el estudio.

Las razones de estas afirmaciones es que si la mayor parte de la lava de las escaleras de Deccan hubiera estallado antes del impacto, los gases emitidos durante las erupciones podrían haber sido la causa del calentamiento global en los últimos 400.000 años del Cretácico. Durante este período de calentamiento, las especies habrían evolucionado adaptadas a las condiciones de invernadero para después enfrentarse al enfriamiento global causado por el polvo o los gases causados por el impacto o los volcanes. Finalmente, el frío habría sido un shock del que la mayoría de las criaturas nunca se habrían recuperado, desapareciendo por completo del registro fósil: literalmente, una extinción masiva.

Erupciones después de la extinción

Por otra parte, otro estudio publicado en el mismo número de «Science» por científicos de la Universidad de California, Berkeley, ofrecen una ligera variación en las fechas que se produjeron las intensas erupciones volcánicas en la India coincidiendo con extinción mundial al final del Período Cretácico, el llamado límite K-Pg.

«Diría, con gran confianza, que las erupciones ocurrieron dentro de los 50.000 años siguientes, y quizás 30.000 años, tras el impacto, lo que significa que estaban sincronizados», afirma Paul Renne, profesor de ciencias de la tierra y planetarias, director del Centro de Geocronología de Berkeley y autor principal del estudio. «Es una validación importante de la hipótesis de que el impacto despertó al volcán», señala en base al estudio que empleó argón radiactivo para calcular el momento en que se produjeron las erupciones.

Las nuevas fechas propuestas por esta investigación confirman que los flujos de lava continuaron durante aproximadamente un millón de años, pero contienen una sorpresa: tres cuartas partes de la lava surgieron después del impacto, en contraposición a estudios previos que apuntaban a que alrededor del 80% de la lava entró en erupción antes del impacto.

Si la mayoría de la lava del Decán surgió después del impacto, el escenario que propone el primer estudio citado de la Universidad de Princeton debe reestructurarse. «Esto cambia nuestra perspectiva sobre el papel de las escaleras del Deccan en la extinción K-Pg», afirma Courtney Sprain, autora principal del estudio e investigadora en la Universidad de Liverpool en el Reino Unido. Sin embargo, para la investigadora esto no cambia que los volcanes tuvieran un peso destacado en la extinción de los dinosaurios: antes de las «súper erupciones» que formaron el Deccan, los gases volcánicos se podrían haber filtrado desde las cámaras subterráneas de magma, lo que podría haber interferido en el clima incluso sin erupciones. Un extremo que ya ha sido comprobado por la ciencia en anteriores ocasiones.

Ambos estudios dan por hecho que la extinción de los dinosarios no solo se explica por el impacto del meteorito Chicxulub, sino que los volcanes de la India también jugaron un papel fundamental en el fin de estos animales. «Unas mejores dataciones en el tiempo y las tasas de erupción ayudarán a dilucidar con más precisión cómo el gas volcánico influyó en el clima», señalan desde «Science». El misterio del fin de los dinosaurios aún sigue vivo.