Vista nocturna de Sigüenza
Vista nocturna de Sigüenza

FITUR 2019Los pueblos más bonitos y otros tesoros de Castilla-La Mancha

La región está llena de pequeños tesoros para completar un puñado de rutas inolvidables a lo largo del año

Actualizado:

Hay tantas opciones para organizar una ruta en Castilla-La Mancha que el único problema será decidirse, elegir entre pueblos o propuestas culturales, entre espacios naturales y enoturismo en un mar de viñas. Esta región es grande en tamaño y espectacularmente grande en su oferta. Esta vez nos detenemos en algunos de sus pueblos, como los que salpican las provincias de Guadalajara, Albacete y Ciudad Real, o en soberbias muestras de arquitectura y expresiones culturales, como las que llaman la atención en Cuenca y Toledo. Rutas para incluir en nuestra agenda de un año de viajes.

1. Guadalajara

Vista de Sigüenza
Vista de Sigüenza

Guadalajara es, para muchos, una provincia desconocida. Sin embargo, cuenta con numerosos atractivos para ir a visitarla. Paisajes naturales, lugares curiosos y pueblos llenos de historia. Como no podía ser de otra manera, Sigüenza se encuentra en esta lista de los pueblos con más encanto de la provincia. El entramado medieval de sus plazas y las calles empedradas trasladan al visitante a épocas cargadas de historia. No deje de visitar el castillo que corona la localidad, del siglo XII, que hoy en día es parador nacional de turismo, además de la impresionante catedral de Santa María, de estilo románico-cistercense y que tuvo su origen en el siglo XII. También la plaza Mayor y la Casa del Doncel.

Enclavada en la comarca de la Serranía de Guadalajara, Atienza es una preciosa villa que destaca por sus numerosos monumentos, entre los que sobresalen el castillo, la plaza del Trigo y las iglesias de San Bartolomé y Santa María del Rey.

Y cerca se halla otra de las zonas que seducen al visitante, la de los pueblos de la Arquitectura Negra (compuesta por lajas de pizarra y madera de roble), entre los que destacan Valverde de los Arroyos, Campillo de Ranas, Majaelrayo, Tamajón y Palancares.

Cuando hablamos de pueblos bonitos en Guadalajara hay que citar Molina de Aragón, una villa situada prácticamente en la frontera con la provincia de Teruel, muy cerca del Parque Natural del Alto Tajo.

Otros municipios con interés son Pastrana (en la Alcarria), Hita, uno de los más bonitos de Guadalajara, y Brihuega, conocida por su increíble entorno paisajístico.

2. Ciudad Real

Plaza de Almagro
Plaza de Almagro

Patrimonio, museos, historia, las señas de identidad del Quijote en cada uno de sus rincones, bodegas donde el enoturismo es una cita obligada, lagunas volcánicas, parajes naturales, personajes ilustres, curiosidades y actividades culturales son parte de los atractivos turísticos de Ciudad Real.

Todo esto añadido al placer de disfrutar de una rica gastronomía, sabrosas tapas y unos servicios turísticos de alta calidad, que hacen más agradable la estancia en esta ciudad.

El recorrido de la provincia ciudadrealeña arranca en Almagro, uno de los más bonitos, declarado Conjunto Histórico-Artístico a principios de los años 70. Llama la atención la plaza Mayor, de planta rectangular, con sus dos alturas y sus ventanales de color verde. Además, destaca su Corral de Comedias, del siglo XVII, declarado Monumento Nacional.

3. Albacete

Ayna (Albacete), en la ruta de Amanece que no es poco
Ayna (Albacete), en la ruta de Amanece que no es poco

El recorrido por la provincia de Albacete puede arrancar en la capital, que tiene uno de los reclamos y celebraciones más destacadas como es su feria, declarada de Interés Turístico Internacional, eje dinamizador y económico de la ciudad. Durante diez días, Albacete es un hervidero de gente que disfruta del amplio programa musical, taurino y cultural.

Además, si hay un producto que identifique a Albacete, sin lugar a dudas es la navaja. La historia de la cuchillería en Albacete se remonta al siglo XV y ha permitido que este oficio sea conocido internacionalmente. Para divulgar este arte, en 2004 abrió el Museo Municipal de la Cuchillería de Albacete, ubicado en el edificio de la Casa de Hortelano, en pleno corazón de la ciudad. Pero también en esta moderna urbe puede visitar la Casa Perona y la catedral de San Juan Bautista.

Y no deje de recorrer otros pueblos en la provincia de Albacete. Así, es preciso acercarse a Ayna, bautizada como la Suiza Manchega, que encierra para el viajero rincones de gran interés como la Cueva del Niño, con pinturas rupestres. También puede hacer la ruta por los escenarios de la película «Amanece, que no es poco», que rodó en la comarca el director de cine albaceteño José Luis Cuerda.

Yeste es uno de los pueblos más interesantes de la provincia, por su mezcla entre historia, patrimonio y naturaleza. También hay que acercarse a Alcalá del Júcar, construida sobre un meandro del río Júcar encima de la roca cuyo interior se ha excavado permitiendo visitar las cuevas de Masagó y del Diablo. La ruta puede concluir en Montearagón, donde hay que visitar los baños judeo-árabes.

4. Toledo

Vista de Toledo desde los cigarrales
Vista de Toledo desde los cigarrales

Toledo, la Ciudad de las Tres Culturas, ha sido, es y seguirá siendo un reclamo para los millones de visitantes que acuden a esta ciudad, Patrimonio de la Humanidad desde 1986. La grandiosidad y majestuosidad de sus más de cien monumentos la convierten en un escenario único para caminar y viajar en el tiempo. La catedral, las sinagogas del Tránsito y Santa María La Blanca, la Mezquita del Cristo de la Luz, el Alcázar de Toledo, el Museo Santa Cruz, el del Greco y San Juan de los Reyes...

A través de las empinadas calles, las plazas y los callejones el visitante se encontrará con edificios de todas las épocas y estilos: renacentista, barroco y mudéjar.

Además, para contemplar una de las mejores imágenes de Toledo hay que cruzar el silencioso río Tajo y contemplar desde el Valle la mejor vista, una verdadera sorpresa que invita a volver a esta milenaria ciudad, de la que es fácil enamorarse. El recorrido puede continuar por la ruta de los tesoros escondidos, los que no forman parte de su abecedario básico.

En los últimos años se han abierto las puertas a otros monumentos del patromonio toledano: las termas romanas, las Cuevas de Hércules, la Casa del Judío, los Baños de Tenerías, del Ángel, del Caballel, del Cenizal, el convento de Santa Isabel, el convento de Comendadoras, el pozo de El Salvador, el salón islámico del colegio de Doncellas, la torre de San Román y las bóvedas romanas de Nuncio Viejo.

El viaje puede concluir con un buen maridaje, en el que los vinos de la región y la rica gastronomía sean los compañeros para esta experiencia única.

5. Cuenca

Semana Santa en Cuenca
Semana Santa en Cuenca

Cuenca se puede contemplar desde diferentes lugares para disfrutar de un casco histórico plagado de calles, plazas y rincones singulares, que albergan en su interior un rico patrimonio. Asentada entre las hoces de los ríos Júcar y Huécar, su espectacular belleza la llevó a conseguir en 1996 la declaración de Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Cuenca es una de las ciudades que recibe más turistas durante el año, gracias a sus fiestas y celebraciones. La más importante es la Semana Santa, que junto a la Semana de Música Religiosa atraen a miles de personas. Además, su red de museos: Casa Zavala, Arte Abstracto y el Ciencias Naturales, que este año celebra sus primeros 20 años.

6. Propuestas culturales

Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha
Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha

La cultura también tiene un amplio espacio en Castilla-La Mancha. Durante el 2019 varias serán las citas culturales que todo aquel que visite la región no debería perderse, con actos que van desde exposiciones a festivales de teatro, pasando por la música e incluso por la ciencia, con un gran protagonismo para la provincia de Cuenca.

Una de esas ofertas pasa por la exposición «Vía Mística», la exposición del reconocido artista estadounidense Bill Viola (Nueva York, 1951), que se expone en varios puntos del casco histórico de Cuenca desde el pasado 28 de octubre hasta el 24 de febrero. La muestra pretende acercar al público las reflexiones sobre la espiritualidad del ser humano del artista que revelan su profundo conocimiento del misticismo.

Desde septiembre del 2018 se expone también en diferentes lugares de Talavera de la Reina la exposición « aTempora. Seis mil años de cerámica en Castilla-La Mancha», que cuenta con más de 1.200 obras, 200 restauradas exclusivamente para la cita, a través de las que recorre la historia de la cerámica, que va desde la antigüedad hasta nuestros días.

Una de las citas culturales que año tras año acoge a un gran número de melómanos es la Semana de Música Religiosa de Cuenca, que en 2019 volverá a unificar los conciertos de su 58ª edición durante una semana, del 15 al 21 de abril, intensificando los principales conciertos del Jueves Santo al Domingo de Resurrección, en horario de mañana, tarde y noche, centrados en compositores del siglo XIX.

Cuenca también acoge el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, que este año cumple 20 años y que en 2019 continuará con su amplio programa de actividades para acercar al gran público los secretos de la ciencia.

Y, como siempre, la gran cita cultural del año llegará en julio, con la 42ª edición del Festival de Teatro Clásico de Almagro, que contará con México como país invitado y un gran número de obras del Siglo de Oro.