Friday for Future en Madrid - EFE | Vídeo: ATLAS

Fridays for FutureCientos de jóvenes salen a la calle para pedir medidas contra el cambio climático

Los estudiantes han acudido a la convocatoria del «Fridays for Future» en Madrid

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Paula, estudiante de 17 años de un colegio de Majadahonda, comenzó hace tres semanas a ver vídeos y a leer sobre el cambio climático, al hilo de la lucha estudiantil iniciada por la sueca Greta Thunberg que ha prendido protestas masivas en toda Europa. Desde hace tres semanas, Paula es vegetariana, ha reducido su consumo y pese a la oposición de sus padres (y a que nadie en su instituto la ha acompañado), ella ha acudido al «Fridays For Future», como se ha bautizado la oleada de protestas estudiantiles contra el cambio climático, que se ha celebrado en Madrid.

La joven ha sido uno de los miles de jóvenes —4.500 según datos de la Policía— que se han congregado este viernes para pedir a los políticos que tomen medidas efectivas para frenar un calentamiento global con cuyas consecuencias van a tener que lidiar ellos. Según los organizadores, se han juntado unas 50.000 personas en la protesta de la capital, que solo ha sido una del medio centenar de convocatorias que estaban previstas en España para hoy, y que a nivel internacional suman más de 1.600 ciudades de 105 países.

«Nadie está concienciado en mi instituto», confiesa Paula, mientras a su alrededor seguían sonando cánticos como «si se cargan el planeta, a la huelga general» o «ni un grado más, ni una especie menos». «Quiero un futuro y salir a la calle sin morir en una ola de calor», cuenta Renata, de 15 años, que reconoce que en su instituto también se habla poco de estas protestas y del cambio climático. Pero «no hay un planeta b», repiten los asistentes.

La convocatoria, según los organizadores, es apartidista. «Nuestro lema es que queremos un futuro», asegura a ABC Irene Rubiera, una de las portavoces del «Fridays for Future» en Madrid. El movimiento reclama a los líderes políticos que actúen ya, aunque no proponen medidas concretas. «Es un movimiento juvenil, así que los participantes no tienen por qué saber qué medidas específicas hay que tomar. Para eso están los científicos, que llevan años avisando, y los informes, como el IPCC», explica otro de los organizadores, Ander. «Nosotros no nos vamos a inventar medidas, solo pedimos que se acabe la inacción». En este sentido, Ander asegura que han decidido que hasta que «los políticos empiecen a tomar acciones», se mantendrá la movilización.

Sin embargo, los cánticos anticapitalistas proliferaban esta mañana en Madrid: «ecologistas y anticapitalistas», «a, anti, anticapitalistas» o «donde están, no se ven, los votantes del PP». Según explicaba Irene, «el Sindicato de Estudiantes tiene ideas muy concretas» pero el resto de integrantes «no usan lenguaje anticapitalista» ni tienen las mismas ideas. «Nosotros no tenemos ese discurso, intentamos animar al sindicato a que no use ese lenguaje». Hoy, sin embargo, el Sindicato de Estudiantes se hacía con la cabecera de la manifestación con una pancarta «El capitalismo mata el planeta».

«Nos parece mal que se esté politizando estas protesta», dice Pablo, de 15 años, que ha acudido desde un instituto de Rivas. «La lucha es política, por la forma de producción y consumo, que se está cargando el planeta», dice por su parte Javier, universitario de 22 años. En lo que sí están de acuerdo todos los participantes es en que el tiempo para actuar frente al cambio climático se acaba. «Solo quedan 12 años para llegar a un punto crítico en el que no habrá marcha atrás», resume otra manifestante.