La joven activista Greta Thunberg
La joven activista Greta Thunberg - AFP

El ministro alemán de Economía pide a Greta Thunberg que organice las protestas «después de las clases»

La activista sueca de 16 años que lucha por la protección del clima lidera la gran manifestación en Alemania del movimiento «Fridays for Future»

Corresponsal en BerlínActualizado:

Greta Thunberg está hoy en Berlín y una ola de inquietud recorre los institutos de enseñanza superior de la capital alemana. La activista sueca de 16 años que lucha por la protección del clima liderará la gran manifestación en Alemania del movimiento «Fridays for Future» que tiene lugar en el parque Invalidenpark, junto a la estación central de Berlín, a las diez de la mañana. Este último dato ha resultado ser extremadamente relevante por su capacidad de incentivo. Las directivas de los institutos han informado a los padres que «el centro no participa activamente en la manifestación y, por lo tanto, los alumnos que no asistan a clase lo harán de forma injustificada», una anotación que consta en las notas y con consecuencias académicas, añadiendo una advertencia si cabe más abrumadora para las familias alemanas: «cualquier incidente quedará fuera de la cobertura del seguro escolar».

Lo cierto es que, a diferencia de la mayoría de las comunicaciones escolares, esta no cuenta con el respaldo abierto de los padres, que parecen divagar entre la satisfacción de ver en los chavales una incipiente aproximación al compromiso político o mínimo interés por la cosa pública, y la evidencia de que la mayoría busca solamente faltar a clase, como ellos mismos reconocen. «Yo por el clima hago lo que sea, y por faltar a clase de matemáticas también», reconocía entre risas a primera hora de la mañana uno de los primeros en llegar al Invalidenpark, un alumno del instituto Anne Frank provisto de bocadillos y botellas de agua para pasar fuera todo el día. «Hablad en serio con vuestros hijos. Hay una gran presión en los chats de WhatsApp para faltar hoy a clase y evitar así que sean impartidas las materias por falta de alumnos», denunciaba anoche en un chat de padres una madre que no ha permitido a su hija asistir a la manifestación. «Son jóvenes, es lógico y bueno que tengan ideales», comentaba otro padre, «no me siento con autoridad moral para prohibir a mi hijo que luche contra el clima».

El ministro de economía alemán, Peter Altmeier, ha llamado a los organizadores a desplazar la manifestaciones «fuera del horario escolar». «Las protestas después de las clases darían sin duda un nuevo empuje al movimiento porque ganaría en fuerza de compromiso», ha ironizado en una entrevista con el diario Rheinischen Post. Pero el gobierno de la gran coalición no es ajeno al tirón de Greta Thunberg y el consejo de ministros que se reúne a esa misma hora, en una planta acristalada de la Cancillería de Berlín desde la que se ve la manifestación, emitirá nuevas normativas de protección del clima con las que situarse a favor de las protestas. «El Gobierno Federal formará un Gabinete del Clima para prepararse para la implementación legalmente vinculante de los objetivos de protección del clima para el año 2030», dice un comunicado emitido anoche sobre los resultados de la última reunión del Comité de la Coalición. Con respecto a la ley del clima, dice: «Según lo acordado en el acuerdo de coalición, aprobaremos las regulaciones legales este mismo año». Los Ministros de Medio Ambiente, Transporte, Economía, Construcción, Agricultura y Finanzas formarán parte de ese nuevo Gabinete del Clima. El ministro de la cancillería, Helge Braun (CDU), negociará en los próximos días la composición exacta.

«No sé, pero hay que contaminar menos y somos la generación que terminará definitivamente con la destrucción del planeta», dice en la estación central Tara, ajena a las medidas concretas de lucha contra el clima que se debaten en el seno del gobierno pero convencida de su compromiso. «Hay que evitar el coche y el avión. Consumir solamente energías renovables y evitar industrias o actividades de alto nivel de emisiones», añade su amigo Ralph, algo más específico. Sin duda la conciencia verde ha enraizado en esta remesa de adolescentes alemanes, con reflejo en los 105 países que se han sumado a este movimiento, y está condicionando a sus gobiernos.

La ministra alemana de Medio Ambiente, la socialdemócrata Svenja Schulze tiene listo un borrador para una ley de protección del clima, que establece metas para el ahorro de gases de efecto invernadero para áreas individuales, como el tráfico o los edificios, por ley. Schulze dejará en manos de los ministros técnicos competentes la forma concreta que tome el cumplimiento de estos objetivos. El proyecto ha encontrado una gran oposición en los conservadores de Merkel, pero evitarán declaraciones al respecto, al menos hasta que haya pasado el efecto de la manifestación de hoy. «No queremos vuestra esperanza, queremos que os unáis a nosotros», firman hoy un artículo publicado por el diario conservador Frankfurter Allgemeine Greta Thunberg y la líder del movimiento en Alemania, Luisa Neubauer, conmoviendo tanto a políticos como a padres y agitando a la generación Fortnite en dirección a la esfera pública.