¿Qué es el vórtice polar?
Imagen de infrarrojos tomada por el satélite GOES de la ola de frío de polar que ha golpeado Estados Unidos - noaa
clima

¿Qué es el vórtice polar?

La severa ola de frío que padece Estados Unidos se debe a un fenómeno que habitualmente no «sale» del Polo Norte

alejandro carra
Actualizado:

Cuando ya nos creíamos unos expertos «hombres del tiempo» por ser capaces de medio comprender que era eso de la « ciclogénesis explosiva», que antes llamábamos simplemente borrasca muy profunda, nos enfrentamos a un nuevo término meteorológico: «vórtice polar».

La ola de frío procedente del Polo Norte que ha congelado a dos tercios de los Estados Unidos, incluyendo el «profundo sur», que nunca había vivido temperaturas bajo cero, nos obliga ahora a enfrentarnos a un nuevo fenómeno para el que hasta la fecha nos defendíamos con el manido término de «ola de frío polar». Pero los tiempos cambian y en la RAE va a ser muy recomendable la presencia de un meteorólogo como esto del cambio climático siga así. Los norteamericanos sufren estos días un «vórtice polar» que les ha traído temperaturas como no se veían en dos décadas. Y ahí están los doce bajo cero de Nueva York, los 23 bajo cero de Chicago o los casi 30 bajo cero que se han registrado en algunas zonas de Minnesota.

¿Y qué son los vórtices polares? Pues no son otra cosa que ciclones, y están siempre girando sobre el Ártico en la parte media y alta de la troposfera y la estratsofera. Gracias a ellos, el aire frío y denso se mantiene sobre el Polo Norte. Pero en esta ocasión, un sistema de altas presiones originado en el este del Pacífico y que normalmente no pasa de Alaska, ha continuado hacia el Polo Norte y ha empujado ese aire ártico extremadamente frío hacia capas inferiores y hacia el sur del continente americano trayendo no solo temperaturas muy bajas sino, y esto es lo peor, fuertes vientos que hacen bajar la sensación térmica todavía más grados, hasta los 50 bajo cero en algunas localidades. Tan intenso está siendo el frío que el oso polar del zoológico Lincoln de Chicago, « Anana», ha tenido que ser puesto literalmente a resguardo por no estar acostumbrado a semejantes temperaturas. Se ve que el animal, a diferencia de sus congéneres del Ártico, no había acumulado suficientes reservas de grasa para afrontar una ola de frío de semejante calibre.

Afortunadamente, no hay mal que cien años dure, y cuando el sistema de altas presiones que empuja al ciclón ártico comience a perder fuerza y se aparte, el vórtice polar regresará al sitio del que no debió salir, que es el Polo Norte.