La malaria sigue siendo una enfermedad mortal en algunos países
La malaria sigue siendo una enfermedad mortal en algunos países - ABC
ENFERMEDADES INFECCIOSAS

La OMS declara a Europa zona libre de malaria

Desde 1995, el continente europeo ha superado más de 90.000 casos de paludismo hasta no registrar ninguno en 2015

MADRIDActualizado:

A pesar de que la malaria sigue siendo una enfermedad mortal, solo en 2015 438.000 personas perdieron la vida a causa del paludismo, hoy Europa es un continente libre de malaria, según ha informado la delegación regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El viejo continente es el primero en erradicar el paludismo por completo, incluyendo las transmisiones locales de la enfermedad. El número de casos registrados se redujo de 90.712 en 1995 a cero el pasado año.

Este anuncio llega en vísperas del Día Mundial de la Malaria 2016, que se celebrará el próximo lunes 25, y constata la contribución de Europa en el objetivo global de la campaña Fin de la malaria para siempre. Precisamente, los países europeos financian en gran medida estos proyectos.

«Es un hito en la historia de la salud pública de Europa y en los esfuerzos para eliminar la malaria en todo el mundo», ha declarado la directora regional de la OMS para Europa, Zsuzsanna Jakab. «Representa la oportunidad de mantenerlo libre de enfermedad para siempre. Hasta que la malaria sea erradicada en el mundo, las personas que viajan hacia y desde los países donde es endémica pueden importarla a Europa».

La malaria es enfermedad que se transmite a través de la picadura de mosquitos portadores del parásito Plasmodium

Este logro ha sido posible gracias al compromiso político, la detección precoz y la vigilancia de casos, estrategias integradas para el control de mosquitos y la comunicación con las personas en situación de riesgo.

«Europa ha sido declarada libre de malaria basándonos en la situación actual y la probabilidad de se pueda mantener, pero no podemos permitirnos bajar la guardia en esta enfermedad», sentencia el doctor Nedret Emiroglu, director de Enfermedades Transmisibles y seguridad de la salud de la OMS para Europa.

Vigilancia

«La experiencia demuestra que la malaria puede propagarse rápidamente y, si los países de Europa no mantienen la vigilancia, un solo caso importado puede hacerlo resurgir», añade Emiroglu.

El próximo verano, la OMS convocará su primera reunión de alto nivel sobre la prevención de la reintroducción de la malaria, en Ashgabat (Turkmenistán). El 21 y 22 de julio, los países europeos buscarán la fórmula para garantizar que el continente permanezca alejado del paludismo. Algunas propuestas se orientarán en tratar todos los brotes con rapidez, mantener un fuerte compromiso político y adelantarse a las posibles trasmisiones locales comprendiendo cómo se propaga el parásito.

A pesar de que en Europa no se haya registrado ningún caso el pasado año, la malaria afecta, sobre todo en África, a millones de personas. La malaria se transmite a través de la picadura de mosquitos portadores del parásito y sus síntomas (fiebre, cefaleas y vómitos) suelen manifestarse entre 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Si no se trata rápidamente, las probabilidades de muerte son muy altas ya que altera el riego sanguíneo, afectando a órganos vitales.