Copa menstrual marca Intimina
Copa menstrual marca Intimina - JUAN PIEDRA

Di adiós a las compresas y tampones y ahórrate 1.000 euros

La copa menstrual se trata de la alternativa más económica en el mercado, está hecha de silicona médica hipoalergénica y dura diez años

Actualizado:

Día 4 de marzo de 1986. Por primera vez, te ha bajado la regla. A partir de ese día, durante todos los meses de tu vida, la menstruación te acompañará hasta que cumplas los 50 años, aproximadamente. Es decir, tendrás unas 400 reglas hasta que llegues a la menopausia. Serán unos 33 años de tu vida entre unos 10.000 tampones y compresas de múltiples tipos, lo que se traduce en un gasto extra de unos 1.100 euros. Puede que no te parezca mucho dinero. O puede que sí. Pero si en vez de esa cifra pudieras gastar solo unos 90 euros en tu vida fértil, ¿estarías dispuesta?

Si tu respuesta ha sido afirmativa, debes saber que más allá de los tradicionales productos de higiene íntima femenina existe otro relativamente nuevo que cada vez está pisando con más fuerza en el mercado: la copa menstrual.

«Se trata de una alternativa más. En España llevan unos 5 o 6 años pero la verdad es que, de momento, no ha tenido una acogida destacada», explica Sofía Fournier, ginecóloga de Departamento de Obstetricia, Ginecología y Medicina de la Reproducción del Hospital Universitario Quirón Dexeus. ¿Por qué las españolas apenas la usamos?

«A muchas mujeres les resulta poco higiénico», indica la doctora. La copa menstrual, como si fuera un tampón, se introduce en la vagina durante la menstruación. Sin embargo, a diferencia de este, no absorbe, sino que recoge todo el flujo en el interior de la copa. Cuando esta se llena, hay que sacarla, vaciarla, limpiarla con agua y volverla a introducir, mientras que el tampón se tira a la basura y es reemplazado por uno nuevo.

Sin embargo, el tampón hay que cambiarlo cada un máximo de 4 horas. Y la copa puede llevarse puesta hasta 8 y 10 horas seguidas. Incluso se puede dormir con ella. Al finalizar el ciclo, tan solo hay que hervirla en agua para desinfectarla y guardarla hasta el siguiente mes.

Económica, hipoalergénica y ecológica

En realidad, la copa menstrual, aunque pueda tratarse de una gran desconocida, resulta una opción con grandes ventajas. En primer lugar, porque cualquier mujer puede usarla. «Quizás, aunque eso depende de cada paciente, féminas que hayan tenido varios hijos y presenten problemas de suelo pélvico, vagina desplazada… puede no resultar el método más efectivo», señala la experta «pero, por regla general -continúa-, se trata de la mejor opción para la menstruación porque no afecta a la zona íntima, ni al PH, se adapta perfectamente a la vagina, etc.».

No hay que olvidar que las compresas, tal y como indica la experta, no dejan transpirar la zona mientras que a los tampones se les relaciona con el síndrome del shock tóxico, causada por la bacteria Estafilococo Áureo. «Por eso, la copa menstrual, aunque es una alternativa que toda mujer puede usar, se trata del mejor método especialmente para aquella chicas con picores en la zona, vulvovaginitis, con ciertas alergias a los jabones íntimos...», indica la doctora.

Cada año se desechan en nuestro país casi 3.000.000.000 de tampones y compresas

Otra ventaja es su material. Las copas menstruales están hechas de silicona médica hipoalergénica. «No llevan nada químico», explica la ginecóloga, mientras que tampones y compresas llevan blanqueantes, neutralizantes de olor y demás añadidos.

Ladycup, MeLuna, Mooncup, Intimina o NaturCup son algunas de las empresas que comercializan este producto, que nació en EE.UU. poco antes de la Segunda Guerra Mundial (en los año 30’). Se vende por internet y su precio oscila entre los 20 y 30 euros. Teniendo en cuenta que cada copa dura una media de 10 años, el gasto, en comparación con la compra continua de tampones y compresas, se reduce de forma notable: unos 90 euros en toda tu vida.

Se trata, por tanto, de una opción mucho más económica. El mercado nacional de higiene íntima femenina comercializó en España 335,6 millones de unidades en el año 2006 y facturó 302,8 millones de euros. Al año, las españolas gastamos más de 42 millones de euros en impuestos por el simple hecho de tener un proceso biológico diferente.

A las ventajas económicas y de salud, la copa menstrual también conlleva beneficios medioambientales y ecológicas. ¿Alguna vez te has parado a pensar la cantidad de compresas y tampones que tiramos a la basura cada día? Según la empresa española Naturcup, cada año se desechan en nuestro país casi 3.000.000.000 de tampones y compresas.