Consumo de tabaco en el mundo. En verde España, con un consumo de entre 10 y 20 cigarrillos por fumador al día
Consumo de tabaco en el mundo. En verde España, con un consumo de entre 10 y 20 cigarrillos por fumador al día - JAMA

Más de 960 millones de personas fuman todos los días

El número de fumadores ha disminuido a nivel mundial, según un informe publicado en «JAMA», aunque el de fumadores y el de cigarrillos consumidos se ha incrementado

Actualizado:

Fumamos menos, casi un 25% menos de varones y un 42% de mujeres desde 1980, pero el número de fumadores y el de cigarrillos consumidos sigue aumentando: un 41% más de fumadores y un 7% más de mujeres; es decir, de 721 millones de fumadores en 1980 se ha pasado a 967 millones en 2012. La razón, el aumento en la población mundial. Estos son algunos de los datos de un trabajo que ha analizado la prevalencia de consumo de tabaco en el mundo y cuyos resultados publica « JAMA».

El informe confirma que desde los años 80 los programas de prevención están logrando que muchas personas dejen de fumar pero, por contra, no parecen evitar que se incorporen nuevas personas a este nocivo hábito.

Las cifras sobre el número de fumadores en el mundo son confusas. Mientras que en algunos países hay datos reales, en otros son estimaciones. Ahora, el trabajo que ha coordinado Marie Ng, de la Universidad de Washington, en EE.UU. , parece ofrecer por fin una imagen real del consumo de tabaco en el mundo, ya que los investigadores han realizado un exhaustivo estudio para estimar los niveles y tendencias de la prevalencia del consumo de tabaco por edad y sexo y el consumo de cigarrillos en 187 países desde 1980 a 2012.

La información se ha obtenido de cuatro fuentes de datos contrastadas: la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) ofreció datos sobre la producción de tabaco (1 tonelada equivale aproximadamente a 1 millón de paquetes de cigarrillos) en 168 países desde 1961 hasta 2009; el Anuario de Tabaco del Departamento de Agricultura de EE.UU., que aporta información sobre los cigarrillos manufacturados para su consumo en 165 países desde 1960 hasta 2005; los datos del Euromonitor International sobre la venta de cigarrillos, tango legal como ilegal, en 72 países desde 1998 a 2012, y los datos sobre las ventas de cigarrillos para 18 países en 1997-2012 del informe de Christopher Tan de septiembre de 2013. Los datos se referían a cigarrillos, pero también a otros tipo de tabaco, como el de liar. Solo hubo 6 países sin datos: Afganistán, Angola, República Centroafricana, Guinea-Bissau, Somalia y Turkmenistán.

Los resultados mostraron que, entre 1980 y 2012, la prevalencia estimada de consumo diario de tabaco se había reducido, tanto en varones como en mujeres: del 41 al 31% en los primeros, y del 10,6 al 6,2% en las mujeres.

Los investigadores creen que esta disminución se ha producido en tres fases: modestos avances en el periodo 1980-1996; década de un gran impacto más global, de 1996 a 2006; desaceleración en la reducción en el número de fumadores de 2006 a 2012, y un aparente aumento desde 2010, especialmente en el caso de los varones.

Se ha producido un aumento en el número de hombres y mujeres que fuman todos los días, al pasar de 721 millones en 1980 hasta 967 millones en 2012

Las justificaciones a dicha desaceleración mundial, y posterior aumento en varones, en el consumo de tabaco se debe, en opinión de los investigadores, a la incorporación al hábito tabáquico en 2006 de personas de países como Bangladesh, China, Indonesia y Rusia. Y aunque la prevalencia se ha reducido globalmente, debido al crecimiento de la población mayor de 15 años de edad, se ha producido un aumento continuo en el número de hombres y mujeres que fuman todos los días, al pasar de 721 millones en 1980 hasta 967 millones en 2012. Entre 1980 y 2012, el número de cigarrillos que se consumen en todo el mundo aumentó un 26 por ciento.

Las tasas de prevalencia mostraron una variación considerable entre la edad, el sexo y los países, con tasas inferiores al 5 por ciento para las mujeres en algunos países de África a más del 50 por ciento en los varones de naciones como Indonesia, Armenia, Laos, Papúa Nueva Guinea y Rusia. Otro dato relevante del trabajo es que el número de cigarrillos por fumador por día también variaba entre los países: sólo cuatro países tuvieron éxito en lograr una reducción superior al 50%, tanto en la prevalencia del tabaquismo masculino y femenino a partir de 1980: Canadá, Islandia, México y Noruega.

El informe muestra que más del 50 por ciento de los varones fuman diariamente en muchos países -Rusia, Indonesia, Armenia, y Timor-, y que la prevalencia del tabaquismo de las mujeres es superior al 25 por ciento en Austria, Chile y Francia, y al 30 por ciento en Grecia, uno de los porcentajes más altos del mundo.

Lo preocupante para los investigadores es que estas diferencias persisten a pesar de décadas de fuertes medidas de control del tabaco a nivel mundial. Los mayores riesgos para la salud de los hombres y las mujeres suelen ocurrir en países donde el tabaco está omnipresente y donde los fumadores consumen una gran cantidad de cigarrillos, como China, Irlanda, Italia, Japón, Kuwait, Corea, Filipinas, Uruguay , Suiza y varios países de Europa del Este. Y el número de cigarrillos consumidos en el mundo se sitúa en más de seis billones, mientras que en 75 países los fumadores consumen un promedio de más de 20 cigarrillos por día en 2012.

Los autores concluyen que a pesar del progreso en la reducción de la prevalencia de consumo diario de tabaco desde 1980, el número de fumadores se ha incrementado de manera constante en todo el mundo, y hay indicios preliminares de que la prevalencia global entre los hombres está aumentando en los últimos años. Por ello, afirman, aunque muchos países han puesto en práctica «políticas de control» y se han intensificado los esfuerzos para el control del tabaco, se deben implementar políticas y estrategias integrales para mejorar la salud global, tal y como se prevé en el Convenio Marco para el control del Tabaco -adoptado por la Asamblea Mundial de la Salud y ratificado por 177 países-.

A su juicio, la mejora de las políticas no parece ser suficiente, sino que es preciso que los países y la comunidad mundial de la salud recopile información oportuna, fiable y detallada sobre el efecto de esas políticas, sobre todo entre las poblaciones vulnerables y aquellos a los que se dirige directamente la industria del tabaco.