La leche, además del calcio, aporta otros beneficios nutricionales
La leche, además del calcio, aporta otros beneficios nutricionales - ABC

AdelgazarEstos son los beneficios desconocidos de la leche en tu dieta

Además del aporte de calcio, cuentan con otras propiedades menos conocidas

Actualizado:

La leche, los lácteos en general, son la fuente más eficiente de calcio, el mineral que necesitan nuestros huesos para mantener su densidad. Este año, con motivo del Día Nacional de la Nutrición, la Federación de Nutrición (Fesnad) promueve el consumo de la leche y sus derivados como parte de una dieta sana y equilibrada, bajo el lema: «Lácteos: tenlo claro». Pero el calcio no es el único beneficio nutricional de la leche y sus derivados. Estas son sus otras propiedades menos conocidas:

-Proteínas de alto valor biológico, con propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas, antioxidantes, antihipertensivas y antimicrobianas. Además, son muy saciantes.

-Ácidos grasos saturados de cadena corta o media, que contribuyen a una mejor salud del sistema cardiovascular e inmunológico.

-Lactosa, un hidrato de carbono que aumenta la absorción intestinal del calcio.

-Vitaminas A, D, riboflavina, ácido fólico y Vitamina B12, necesarias para la transformación de los alimentos en energía.

-Minerales, como el calcio, fósforo y magnesio, que contribuyen a la formación de huesos y dientes, además de formar parte de enzimas y hormonas.

[ Los riesgos de quitarse los lácteos]

Diversos estudios han asociado el consumo de lácteos con menor incidencia de diabetes tipo 2, disminución del riesgo de diferentes enfermedades cardiovasculares, menor riesgo de cáncer colorrectal y un efecto protector frente a la ganancia de peso.

Los derivados lácteos fermentados, además de aptos para intolerantes a la lactosa, previenen diarreas causadas por algunas bacterias patógenas y virus.

La Fesnad recomienda tomar 2-3 raciones al día de leche y sus derivados (preferiblemente yogures naturales, leches fermentadas, queso fresco u otros quesos). Pero siempre priorizando los que no contengan azúcares añadidos y con menor contenido en grasa o sal, sobre todo en personas con sobrepeso u obesidad.