Puerto de Barcelona
Puerto de Barcelona - Flickr
EPIDEMIOLOGÍA

España será el país con mayor esperanza de vida en 2040

Un estudio en «The Lancet» pronostica cómo será la salud mundial en 2040

MADRIDActualizado:

En 2040 España encabezará el ranking mundial de naciones más saludables, con un promedio de vida útil promedio de 85,8 años, lo que supone un ascenso desde el cuarto lugar que ocupó en 2016, con una vida útil media de 82,9 años. Actualmente este puesto lo ocupa Japón, con un promedio de vida útil de 83,7 años, que descenderá al segundo lugar en 2040. Son datos de un estudio publicado hoy en la revista «The Lancet» realizado por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington (EE.UU.)

El top ten de naciones más saludables y longevas en 2040 lo completarían: Singapur, Suiza, Portugal, Italia, Israel, Francia, Luxemburgo y Australia. Entre estas 10 naciones principales, incluso en sus peores escenarios siguen por encima de los 80 años.

En conjunto, el informe referido a la esperanza de vida y las principales causas de muerte en 2040 muestra que es probable que todos los países experimenten un ligero aumento en la vida útil. Por contra, en el peor escenario se aprecia que casi la mitad de todas las naciones podrían tener una menor expectativa de vida.

Además, el estudio prevé un aumento significativo en las muertes por enfermedades no transmisibles -diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad renal crónica y cáncer de pulmón-, así como un deterioro de la salud general a causa de la epidemia de la obesidad.

Sin embargo, señalan los investigadores «hay un gran potencial para alterar la trayectoria descendente de la salud» si se abordan convenientemente los factores de riesgo clave, los niveles de educación y el ingreso per cápita.

El futuro de la salud mundial no está predeterminado y hay una amplia gama de trayectorias plausibles

«El futuro de la salud mundial no está predeterminado y hay una amplia gama de trayectorias plausibles», señala Kyle Foreman, autor principal del informe. «La razón de que haya un progreso significativo o un estancamiento depende de cómo de bien o mal aborden los sistemas de salud los factores clave de salud».

Según Foreman, los cinco principales parámetros que explican la mayor parte de la trayectoria futura de la mortalidad prematura son: tensión arterial alta, el índice de masa corporal elevado, niveles altos de azúcar en sangre, el consumo de tabaco y el de alcohol. La contaminación del aire ocupa el sexto lugar.

Sin embargo, «las desigualdades seguirán siendo grandes», señala Christopher Murray, Director de IHME. «La brecha entre los ‘mejores’ y los peores escenarios se reducirá, pero seguirá siendo significativa. En un número importante de países, demasiadas personas continuarán teniendo unos ingresos relativamente bajos, seguirán teniendo niveles pobres de educación y fallecerán prematuramente. Solo mediante un progreso más rápido y eficiente –subraya- se podrá ayudar a todas estas personas a enfrentarse son los principales riesgos, especialmente el tabaco y una dieta deficiente».

Así, en el ‘peor ‘escenario, la esperanza de vida disminuiría en casi la mitad de los países en la próxima generación. Por contra, en ‘mejor’, 158 países aumentarían su esperanza de vida en al menos cinco años y 46 naciones en 10 años o más.

Mortalidad prematura

En 2016, cuatro de las 10 causas principales de mortalidad prematura fueron enfermedades no transmisibles o lesiones; sin embargo, en 2040, ese número aumenta a ocho. Se espera que las ocho enfermedades no transmisibles o las causas de lesiones en los diez primeros en 2040 sean: cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular, EPOC, enfermedad renal crónica, enfermedad de Alzheimer, diabetes, accidentes de tráfico y cáncer de pulmón.

El estudio proporciona un modelo estadístico más sólido y estimaciones más completas y detalladas de los factores de riesgo y enfermedades que los pronósticos previos de las Naciones Unidas y otros institutos de estudios de población. Los han utilizado los datos del estudio Global Burden of Disease (GBD) para generar pronósticos y escenarios alternativos para la esperanza de vida y la mortalidad debida a 250 causas de muerte en 195 países y territorios.

El rango de escenarios –‘mejores’ o ‘peores’- permite a las naciones involucradas examinar los cambios potenciales para mejorar los sistemas de salud a nivel local, nacional y global

«El rango de escenarios –‘mejores’ o ‘peores’- permite a las naciones involucradas examinar los cambios potenciales para mejorar los sistemas de salud a nivel local, nacional y global», detalla Murray. «Estos escenarios ofrecen nuevas perspectivas y ayudan a estructurar la planificación de la salud, especialmente en lo que respecta a los largos períodos de retraso entre las inversiones iniciales y sus impactos, como en la investigación y el desarrollo de medicamentos».

Además de llamar la atención sobre la importancia creciente de las enfermedades no transmisibles, el documento advierte del riesgo sustancial de que la mortalidad por VIH y sida repunte, lo que podría desmontar el incremento reciente en la esperanza de vida en muchas naciones del África subsahariana.

Por último, el informe reconoce que aunque es probable que aumenten las enfermedades no transmisibles en muchos países de bajos ingresos, las transmisibles, maternas, neonatales y nutricionales se mantendrán entre las principales causas de muerte prematura, creando así una ‘doble carga’ de la enfermedad.