casillas saluda a De Gea en el entrenamiento de España
casillas saluda a De Gea en el entrenamiento de España - efe
real madrid

De Gea presiona al United para fichar por el Real Madrid

Rechazó dos ofertas de renovación y le ha dicho al United que quiere irse para maercar una época en el Madrid. Firmará por seis años

Actualizado:

Larguirucho, delgado, callado, con cara de niño bueno. Su ojo avizor, su mirada por el rabillo sin inmutarse, como los que Clint Eastwood exhibía cuando era protagonista de los «western», descubre sin embargo al verdadero David de Gea. Delata su perspicacia, su inteligencia. Es un adelantado a su edad. Tiene 24 años y la cabeza de un veterano asentado en la treintena. Es un tipo similar a Cristiano en su precocidad, tanto en rendimiento excelente como en madurez profesional.

El delantero portugués es un buen espejo para David de Gea. Hay qee tener mucha fuerza mental para negarse a renovar por dos veces sendos contratos millonarios en cinco meses ofrecidos por el Manchester United. Su primera negativa puso al club inglés en situación. De Gea finaliza contrato el 30 de junio de 2016 y había adquirido a Jorge Mendes como representante para dar el golpe definitivo de su carrera. Deseaba venir al Real Madrid, que le ha ofrecido ser el guardameta de la próxima época.

Nadie mejor que el apoderado portugués para entablar negociaciones difíciles y hacer ver a dos clubes con los que trabaja habitualmente que lo ideal es llegar a un acuerdo. Ser prácticos. A De Gea solo le resta un año de contrato y lo inteligente es percibir un buen dinero y no dejarle irse gratis en doce meses. Las buenas relaciones implican que los intercambios de futbolistas son fluidos. Cristiano, Di María y Chicharito son los últimos ejemplos de ida y vuelta. David le ha expuesto definitivamente al United que quiere marcharse al Real Madrid. Y pide un acuerdo entre ambas entidades.

El guardameta ha explicado al Manchester su posición. Es español, tiene una gran oferta futbolística del Real Madrid y no quiere rechazar esta oportunidad de convertirse en el cancerbero que puede marcar una épo ca en el club. Ser «el nuevo Casillas» para diez años», como se le ha dicho al equipo británico. Es tal el empeño del madrileño por llegar a la casa blanca que se ha negado a firmar dos propuestas de su actual club en las que se le ofrecían cinco años y siete millones por temporada, primero, que después se convirtieron en ocho. Ha apostado por la oferta deportiva del conjunto más importante del mundo.

El Real Madrid le ha propuesto un acuerdo por seis temporadas, hasta 2021, cuando tenga treinta años, y una ficha anual de 5,5 millones. Este aspecto no presenta problema. Ya solo falta que el United quiera transferir a su futbolista al «Real».

No es fácil soportar la presión interna de los dirigentes de Old Trafford a lo largo de la temporada. Menos mal que la afición inglesa es muy respetuosa con sus ídolos y no suscita animadversión con sus futbolistas. Comprende que un futbolista medite una opción importante de regresar a su país. De Gea ha devuelto la presión al United con su postura de rechazar las dos proposiciones de continuar y su petición de un traspaso.

David ha sido elegido el mejor jugador del equipo durante las dos últimas campañas, es muy querido por los seguidores y no quiere que exigir el «transfer request» que Xabi Alonso utilizó en 2009 para abandonar el Liverpool y venirse al Real Madrid. El «transfer request» es el arma que un futbolista de la Premier puede esgrimir ante la ausencia de cláusula de rescisión en los clubes británicos. De Gea anhela que el United se muestre dispuesto a negociar con la entidad madridista.

Veintidós millones abonó el United al Atlético por el «goalkeeper» en 2011. El Madrid hará una propuesta inicial de 20 millones, porque solo le resta una campaña de contrato. El Manchester pedirá 35. El pacto oscilará entre los 24 y los 30.

El Real Madrid puja fuerte por este joven nacido en Madrid y criado en Illescas porque aprueba una de las asignaturas pendientes del equipo: es un guardameta que sale por alto y evita los remates. Es una virtud necesaria especialmente en la Champions.

La llegada de David de Gea hace meditar a Casillas su futuro. Algunos de sus amigos le dicen que se vaya. Necesita jugar para mantener la titularidad en España y disputar la Eurocopa 2016. Y puede rendir en otro equipo. Y el Real Madrid prefiere, sinceramente, que así sea. No quiere vivir la guerra mediática de Gea-Íker.